“El cuarto poder”: la importancia de los sistemas de comunicación social en democracia.

por Daniel Pérez Álvarez

 

El cuarto poder es la expresión con la que se designa a la prensa, en alusión a la extraordinaria influencia que esta ejercía en los años previos a la Revolución Francesa, hasta la llegada de los todavía más poderosos medios de comunicación, televisión, radio, internet, etc.

Su creación es atribuida al escritor y político Edmund Burke, con ella profetizando, augurando un poder que ni siquiera en Inglaterra aún lo había alcanzado tal y como más tarde se conforma en los países libres.

En nuestros tiempos modernos comenzaron por reflejar la opinión pública para  posteriormente también crear esa misma opinión, generando a su vez el denominado mainstream (“corriente generalizada” o “intereses comunes”).

Es por ello que en una sociedad mediática como la actual el cuarto poder siga siendo uno de los debates de más candente actualidad, desde su defensa, crítica y también desconfianza.

Remontándonos a partir de las postrimerías de la II Guerra Mundial se presenta en su plenitud el cuarto poder mediante el despliegue de sus medios: el tridente Prensa, Radio, T.V que ya estaba desarrollado en EEUU.

Y es en dicho país donde comienzan a gestarse mitos del periodismo, personificados en profesionales como Edward Murrow, aquel que acuñó la celebérrima frase “buenas noches y buena suerte” al finalizar sus noticieros televisivos. Murrow ejemplificó  el primer embate como contrapeso de poder. En este caso contra el legislativo, representado en la figura del Senador Mcarthy, quién emprendió una persecución y señalamiento de periodistas, actores, directores y académicos con la acusación de pertenecer a facciones comunistas; lo que se conoció como “La caza de brujas” mcartista, en pleno comienzo de la ebullición de la guerra fría.

El Watergate supuso otro desafío para la prensa, erigiéndose David Frost y el Washington Post como el modelo de periodismo de investigación en asuntos gubernamentales que a pesar del oscurantismo supuso la dimisión de Richard Nixon.

En dicha segunda mitad del S.XX en nuestro país los medios también han jugado un papel decisivo. Desde la instrumentalización de la censura por el aparato franquista, pasando por “la noche de los transistores” durante el golpe de Estado del 23-F, las noches del 11-M al 14 de Marzo de 2004…

En nuestros días el cuarto poder ha desarrollado sistemas de comunicación social que tras la prensa, la tv y la radio vino a incorporarse internet que representaría la definida por Masuda como Sociedad de la Información. La comunicación social representa los medios de difusión masivos y las industrias culturales, curiosamente término usado por primera vez en el Decreto de Pablo VI durante el Concilio Vaticano II:

Definidos los términos a tratar en el presente tema, trataremos de abordar las siguientes cuestiones:

En primer lugar, puesto que es notoria la importancia de los sistemas de comunicación social en democracia, vamos a referirnos al funcionamiento o mecanismo de dichos sistemas, y exponer cual es la influencia a nivel económico, político y social que producen los sistemas de comunicación en democracia, y de ahí por ende su importancia.

En segundo lugar reflexionar hacia dónde se dirige el modelo actual con sus luces y sombras. Comenzamos por vislumbrar el funcionamiento: y vamos a tomar para ello el modelo mecánico de ciencia política Input-output de Easton trasladado a la comunicación social. Esto es, la sociedad presenta demandas, el sistema en cuestión las recoge, las procesa y las transforma para servir.

La sociedad en democracia demanda la verdad, el esclarecimiento de los hechos, transparencia gubernamental, información veraz, contrastada y con rigor de los acontecimientos. El control de los abusos de poder, el debate político constante sin sesgos ni frivolidades, transparencia electoral…

Y es entonces cuando aparece la gran maquinaria mediática de la comunicación social a través de su todavía hoy superviviente prensa escrita (diarios, magazines) así como especializa cada (Económica .v.g) de la radio, de la televisión (con sus noticias, reporteros, reportajes, tertulias y entrevistas en tercer grado).Además de la incorporación de Internet con sus periódicos digitales, blogs, etc.

¿Y que genera dicha maquinaria en democracia a nivel Político?

Fundamentalmente opinión pública. En un principio para transmitirla pero con posterioridad también para generarla a partir de la mezcla con la opinión privada.

Es Habermas quién se refiere a la opinión pública como el “locus” de la conciencia crítica de la sociedad y fuente de las prácticas democráticas: la opinión pública vertida a través de los sistemas de comunicación social y la privada como la que se reservan los poderes económicos y de interés. La opinión pública es el vehículo de expresión del pluralismo político en democracia y que los medios de comunicación son quienes, desde el inicio del periodismo, se han encargado de canalizar esta opinión  a través de un soporte y difundirla. La democracia deliberativa que propugna Habermas se erige sobre dicha opinión pública. Generando así ciudadanía crítica con el poder y plasmarla posteriormente en las urnas.

Sin embargo, hoy los medios de comunicación se centran en conglomerados dependientes de multinacionales con capacidad de influencia, siguiendo la máxima de Kapuscinsky de que “el poder está en detentar los medios de comunicación”. Y es ahí donde los efectos en la formación del electorado se hacen notar, en palabras de Sartori con su concepto del “Homo videns” influido por la TV en elecciones así como en las tomas de decisión de gobierno.

EL papel del Estado en la instrumentalización de los medios de comunicación social vino a estar representado desde la censura franquista como paradigma en España hasta el paso a lo que los críticos denuncias como manipulación en democracia, basada en información fragmentada y superficial. La propia constitución española en su artículo 20.3 se refiere literalmente a los medios comunicación social y su regulación como entidad estatal.

En el sentido de la fragmentación y la superioridad, Bourdieu va más allá refiriéndose a la TV como “basura intelectual”. Por ende, el periodismo en cuanto a su importancia en democracia parece estar rodeado de mayores críticas, recordando el papel de azote y denuncia de las parcelas de poder como el caso Dreyfuss o por el también mencionado Watergate.

El aldabonazo de frescura a dicho estancamiento viene de la mano de Internet, una red nacida como proyecto militar para casos de pérdida de todas las comunicaciones (Arpanet como venía a denominarse).A partir de entonces la tierra se ha vuelto plana según Friedman además de la aparición de propuestas de horizontalidad democrática mediante la red de redes.

Por otra parte en el ámbito económico: los medios de comunicación en democracia han ejercido una influencia notable: la primera más flagrante es la del efecto en la actitud de los mercados que puede llegar a producir un titular transcribiendo a un chairman, ministro de economía o comisario. La contundencia de las palabras de Draghi fueron así interpretadas en verano del 2012, cuando salió a la palestra y soltó aquello de “el Banco Central Europeo hará lo que tenga que hacer para salvar al Euro y por tanto comprará deuda soberana de los países miembros en los mercados”. Aquello produjo la abrupta bajada desde entonces de la prima de riesgo de los países más afectados por la crisis financiera. Las palabras de mandatarios como este o del FMI interpretadas por la prensa económica bien o malintencionadamente pueden suponer la pérdida de credibilidad de un país para los mercados, para posteriormente de su salud democrática, de su soberanía al llegar al extremo de la intervención. Periódicos como “The Economist” están bajo la mirada sospechosa de algunos críticos de ser un azote contra el Euro y beneficiador de la hegemonía cultural y económica anglosajona en el mundo.

La llamada nueva economía por tanto es dependiente sobremanera de dichos medios pero sobre todo con la llegada de la Sociedad de la Información. El mismo proceso ha sufrido en el ámbito social la influencia de los medios en Democracia, primero con los de masas y posteriormente con internet. Así Castoriadis se refiere a la “anestesia de la imagen” en la población; Sartori al hecho de que lo visual bloquea la reflexión…frente a la crítica aguda y original que ejercía el neorrealismo italiano, por ejemplo.

Hoy día imperan las formas por encima de la ideología,”the message is the media” como decía Mcluhan,y en parte eso parece haber contribuido a la desideologización de la sociedad y de los partidos políticos.

Por último vamos a tratar, tras explicar el mecanismo y los impactos en democracia, de reflexionar hacia dónde se dirigen los sistemas de comunicación social:

Parece estar enclavada la crítica desde la llegada de la sociedad de la información pero sobre todo de los media conglomerates, de que aquello supuso el fin del periodista independiente, el de “raza”, el que trasnochando no cejaba en su empeño por esclarecer los hechos, y que de manera consciente o no, ejercía un contrapeso de poder.

La venta del Washington Post a Amazon, el portal de compras de internet, es un sempiterno síntoma más de que el periodismo tal y como era concebido antes tiene sus horas contadas. Grandes periodistas estrella de las ondas herzianas y de la TV como Larry King en EEUU, Gabilondo, comunicadores natos, van pasando a verse como dinosaurios. Diarios como Pueblo, clave en la Transición española, Diario16 dieron paso a periódicos de gran tirada como EL País, El Mundo, La Razón así como las televisiones clásicas a grandes holdings como Mediaset y A3Media en la actualidad. Conllevando el cierre de medios por la fusión y la consiguiente precarización del periodista pasando a engrosar la lista de freelances.

Llegados a este punto internet supone la tabla de salvación desde diversos prismas: en cuanto a los periodistas les permite ejercer su profesión desde la autonomía del fenómeno blogger, twitter, facebook,..fundiéndose en la llamada sociedad-red tanto a informantes como a informados.

Manuel Castells expresa que con internet se han abierto las ventanas, la gente no puede decir lo que quiera puesto que los políticos controlan los medios de comunicación, y que se ha generado una triple entente de los medios, las finanzas y la clase política contra internet, que es la nueva Ágora Pública. Ejemplificando la desafección también para con los medios clásicos por parte de la ciudadanía se encuentra el mantra donde se decía que los bancos españoles eran los más saneados del mundo, no poniendo en cuestión ningún medio en su día dicho mantra gubernamental.

Por otra parte, los periódicos de prensa escrita han ocupado su parcela on-line, produciendo la posibilidad de que nos hagamos un mosaico de información a través de la red. Ello significa en palabras de Castells, que el ciudadano consumidor pasivo de información deriva hacia un espíritu crítico mediante la wikinformación, reexaminando así la información de los medios de comunicación puesto que procesa entre muchos más emisores.

Y en el uso de dichos medios es donde entran generaciones con capital sociocultural medio-alto, profesional precario y por tanto con capacidad de manejo de la red y de crítica.

Las ideas que en un principio pertenecían a extramuros de la oficialidad y que se debaten en internet, transcurrido el tiempo se oficializan, se institucionalizan. Y frente a la tensión producida por la no representatividad económica y política denunciada, la libertad consiste hoy en defender la libertad en internet.

Castells sostiene que “quien controla comunicación en democracia, controla el cerebro y controla por tanto el poder”. Si bien es cierto que la independencia periodística se vio minada, parece que subversiones como la de Manning y Assange podrían haber sentado precedentes mucho más difíciles de corregir por las autoridades en el futuro, ya que internet es como el campo y no se le pueden poner puertas al campo.


Autor: Daniel Pérez Álvarez

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad Complutense de Madrid.

Contacto: danipa@gmail.com 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s