Bolivia en análisis.

por Federico Rabino

En el presente artículo, trataré de dar a entender la política tanto nacional como exterior del reciente reelecto Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, quién es, sus pasos, controversias, política exterior, entre otras situaciones en este largo camino que viene construyendo desde el año 2006


Quién es Evo Morales?

Evo Morales Ayma, actual presidente electo del Estado Plurinacional de Bolivia, nació el 26 de octubre de 1959, en Isallavi, cantón Orinoco, muy cerca al lago Poopó de Oruro. Desciende de una familia aymara, nación indígena que tiene como pilares fundamentales en la formación de toda persona, tres palabras sabias: ama sua (no seas ladrón), ama quella (no seas flojo) y ama hulla (no seas mentiroso).

En 1997 fue elegido diputado uninominal -con una mayoría aplastante de votos- por la circunscripción 27 del Chapare; sin embargo, en enero de 2002, los partidos neoliberales lo expulsaron del Congreso Nacional. En las elecciones generales de junio de 2002, el Movimiento al Socialismo, logra el apoyo de 581.884 votos y la obtención de 36 congresistas[1].

En las elecciones del año 2005, Evo Morales, logró ser electo como el 65º Presidente de la República de Bolivia, con el 54% de los votos, convirtiéndolo en el primer presidente indígena de dicho país y de Latinoamérica, asumiendo la presidencia el 22 de enero del año siguiente.

En el año 2009, a través del Decreto Supremo Nº 48 del 18 de marzo, decreta en su artículo único En cumplimiento de lo establecido por la Constitución Política del Estado, deberá ser utilizada en todos los actos públicos y privados, en las relaciones diplomáticas internacionales, así como la correspondencia oficial a nivel nacional e internacional, la siguiente denominación:
ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA[2]. Dejando en el pasado, la denominación de República de Bolivia.

 El 06 de diciembre del año 2009 se realizaron los comicios presidenciales, resultando reelecto Evo Morales, asumiendo el cargo el 22 de enero del año 2010.

El pasado 12 de octubre del corriente año, se celebraron nuevamente las elecciones presidenciales, donde nuevamente, Evo Morales Ayma con el 61.36% de los votos, fue reelecto para el periodo 2015 – 2020.

Deudas de los Gobiernos anteriores de Morales

En el ámbito de la justicia, uno de los grandes proyectos fue el de sufragio universal presentado al principio como uno de los ejemplos de la reestructuración de Bolivia, el mismo constituía la elección de autoridades con el voto del pueblo,  pretendiendo de esta manera la democratización de los poderes del Estado. Sin embargo, en las elecciones populares de jueces del año 2011, la mayoría de los votos fueron nulos y en blanco, demostrando la poca credibilidad en la justicia del país andino.

En el plano de la industrialización, ocurre una paradoja, si bien Bolivia logró aumentar la tasa del PIB per capita, obteniendo de esta manera la mayor tasa de crecimiento del PIB en Sudamérica, ahora la contradicción radica en la excesiva dependencia de la economía boliviana en sus materias primas. En relación, los excedentes del gas no se utilizan para industrializar y elaborar productos sino que se utilizan para aumentar el gasto corriente, como explicó el analista Carlos Toranzo de la BBC[3]. Por lo tanto, el siguiente paso del reelecto presidente sería industrializar las materias primas para elaborar productos finales, y de esa manera convertir a Bolivia en país exportador de conocimiento, valor agregado y tecnología.

El nivel de industrialización actual del país andino, es del 16%, con las intenciones de aumentar, como meta para el año 2025, al 27%.

Ahora bien, he explicado que la economía boliviana depende prácticamente de manera exclusiva de las materias primas que exporta, lo cual causa controversias en la esfera del medio ambiente. Uno de los mayores problemas que tuvo en sus anteriores periodos presidenciales, fue encontrar el balance entre las demandas de servicios básicos y la protección armónica de la Naturaleza, según datos de la Red Andina de Información. Esto, a su vez crea conflicto con la sociedad, quienes fueron protagonistas de la mayor crisis social suscitada en el anterior gobierno del reciente presidente reelecto.

La situación se volvió tensa, al darse a conocer el Plan para Construir Carreteras  a través del Amazonas, las cuales cruzarían el territorio de Isiboro y del Territorio Indígena Parque Nacional Isidoro Secure (Tipnis), que constituye una de las reservas naturales más importantes del continente sudamericano, que según el Programa de Investigación Estratégica de Bolivia, la vía del Tipnis implicaría la deforestación de 610.000 hectáreas de bosque, constituyendo un total de 43%. En consecuencia, se realizaron en su momento marchas de protestas conformadas por campesinos e indígenas de la región del Tipnis, logrando paralizar el proyecto anteriormente mencionado.

Otra de las grandes deudas de Morales, fue en el plano de la mujer, según la Organización Panamericana de la Salud, Bolivia encabeza la lista de 13 países de Latinoamérica con más incidentes de violencia física contra mujeres y ocupa el segundo lugar en violencia sexual. El Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (CIDEM), publica en su página web, que la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia (Ley 34), dice que la erradicación de la violencia, es un tema de prioridad nacional y un problema de salud pública que debe ser combatido “desde un enfoque de prevención, protección de las mujeres en situación de violencia y la sanción de los agresores”. Pero a más de un año de su promulgación, la norma es un simple hecho discursivo y el país continúa con los índices más altos de violencia contra las mujeres de América Latina. Cada 3 días una mujer muere en Bolivia. En el ámbito judicial, el 97% de los casos quedan en la impunidad[4].

 Asimismo, de enero a junio del corriente año, el Observatorio “Manuela”, Violencia, Feminicidio, y Mujeres en Riesgo del CIDEM, registró 98 asesinatos de mujeres, de los cuales 59 son feminicidios y 39 muertes violentas por inseguridad ciudadana.

En conclusión, la mujer en Bolivia sufre la ineficiencia e ineficacia de una justicia que hace la vista larga a los numerosos casos punibles, dejando impunes la mayoría de ellos como lo demuestra el CIDEM.

El Proceso Electoral Boliviano

La oposición boliviana, estaba representada por cuatro diferentes partidos políticos con diferentes candidatos a Presidente. Entre ellos se encontraban Juan del Granado del Movimiento Sin Miedo (MSM), Jorge Quiroga, quien fue presidente de Bolivia en los años 2001 y 2002 por el Partido Demócrata Cristiano (PDC), el principal industrial boliviano al mando del SOBOCE, Samuel Doria Medina representando al partido Unidad Demócrata (UD), y Fernando  Vargas, representante indígena quién lideró entre 2011 y 2012 las marchas en defensa del Tipnis oponiéndose al proyecto gubernamental de construcción de la carretera Villa Tunari, por el Partido Verde (PV).

Doria Medina, del UD, fue el candidato opositor con mayor caudal de votos por detrás del reelecto presidente Morales que representaba al partido político (MAS), con el 24.23% de los votos. La propuesta de gobierno de Doria Medina, giraba en torno a la creación de 100 Centros de Investigación Tecnológica.

El conocido columnista y escritor, Andrés Oppenheimer, consiguió realizarle una entrevista al principal opositor de Morales, en donde admitió estar participando en un proceso electoral fraudulento debido a que en primer lugar, según el opositor, las elecciones no cuentan con un “árbitro neutral” y que el Tribunal Supremo Electoral era pagado por el reelecto presidente; en segundo lugar, ha expresado que el Gobierno ha incurrido en millonarios gastos en publicidad financiados a través de los fondos públicos, además de que Morales había limitado la publicidad de la oposición en los últimos 27 días de campaña electoral, manipulando de esta manera los medios de comunicación; en tercer lugar, la prohibición por parte del Gobierno de Morales de la compra de spots publicitarios por parte de la oposición para defenderse de las acusaciones que se realizaban en contra del UD.

En conclusión, la propaganda a lo largo de la historia, ha sido una carta fundamental de los gobiernos como así también en la decisión electoral de la población, por ende no es de extrañar primeramente que Morales haya sido el que mayor porcentaje de elección tuviese en las encuestas y luego en las elecciones per se. En un continente, en donde la democracia es la forma de gobierno es adquirida por la mayoría de los Estados de esta parte del mundo, estas acciones demuestran que, el país andino se encuentra practicando acciones de gobiernos dictatoriales de hace 25 años o más. Por lo tanto, la manipulación electoral es totalmente inaceptable.

Las Relaciones Internacionales en la era Morales

Para comenzar, es necesario dar a conocer cuales son los principales pilares en la política exterior de Bolivia:

  • La valoración de la soberanía y la identidad nacional y el rechazo abierto a la injerencia extranjera. La política exterior tiene que recuperar los márgenes de autonomía que fueron relegados en gobiernos anteriores.
  • La promoción de esquemas de integración de corte más heterodoxo versus los modelos neoliberales. El neoliberalismo afectó el crecimiento nacional, limitó la inserción internacional del país y redujo la capacidad de gestión del Estado, beneficiando a intereses extranjeros.
  • El fortalecimiento del rol del Estado en la explotación de los recursos naturales. El control del excedente derivado de su comercialización es en beneficio de la población boliviana en base al Vivir Bien.
  • La diversificación de las relaciones internacionales económicas y políticas a fin de romper con el alineamiento a Estados Unidos. La vinculación externa del país con otros Estados debe orientarse en principios como la solidaridad, la complementariedad, la equidad y la reciprocidad, entre otros (Plan Nacional de Desarrollo, 2006, pp. 194-199).

El reciente reelecto presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, ha demostrado desde el año 2006 una clara posición en contra de los Estados Unidos de Norteamérica, calificando al gigante del norte como imperialistas.

En relación, en el año 2008 protagonizó una escena en el cual demuestra su detracción a los Estados Unidos de Norteamérica. En tal sentido, el miércoles 10 de setiembre del año 2008, el entonces presidente declaró persona no grata al entonces Embajador norteamericano, Philip Goldberg, y posterior expulsión del mismo del territorio boliviano.

El motivo de lo mencionado anteriormente, suscita luego de la explosión de un gasoducto, lo que obligó al gobierno boliviano a reducir los envíos de gas a Brasil de 30 a 27 millones de metros cúbicos diarios.

El mandatario boliviano acusó a Goldberg de ser “el que conspira (contra) la democracia y sobre todo busca la división de Bolivia” y lo señaló por ser “separatista” porque cumplió una misión diplomática en la ex Yugoslavia[5]. La reacción norteamericana no se hizo esperar, al día siguiente de la expulsión de Goldberg, el entonces Gobierno de Bush declaró persona no grata al Embajador boliviano, Gustavo Guzmán.

Sin embargo, en el año 2012, Morales vuelve a arremeter contra Washington, esta vez expulsando a la USAID, por supuesta injerencia en los asuntos internos del Estado andino. Morales señalaba que “No faltan algunas instituciones de la embajada de Estados Unidos que siguen conspirando contra este proceso, contra el pueblo y en especial contra el gobierno nacional”[6]

Por otro lado, Moscú se ha visto favorecida de la política populista y nacionalista del presidente boliviano. Alexánder Lukashévich, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, expresó recientemente que espera que la reelección de Morales como presidente contribuya a la continuidad de las relaciones bilaterales y al fortalecimiento de estas tendencias que han cobrado fuerza en los últimos años.

En la agenda de la política exterior de Bolivia, dos acciones han friccionado laS relaciones internacionales del Estado andino. En primer lugar la nacionalización de los hidrocarburos y en segundo lugar la reivindicación del acceso al mar, problemática con el Gobierno de Chile.

En relación al primer punto, el primero de mayo del año 2006, se ocupan las instalaciones de Petrobras en San Alberto, a través de la firma del Decreto Supremo Nº 28701, por el cual se establece la nacionalización de las propiedades de las empresas petroleras, lo cual crea tensión con el entonces Gobierno de Lula Da Silva.

En lo que respecta al segundo punto, la relaciones bilaterales con el país transandino reinician en el año 2006, a través del establecimiento de una agenda de trece puntos en donde se tocaron temas relacionados a: desarrollo de la confianza mutua, integración fronteriza, libre tránsito, integración física, complementación económica, reclamo marítimo, manantiales del Silala, lucha contra la pobreza, seguridad y defensa, lucha antidroga, educación y ciencia, cultura y otros temas.

Realizando una visión retrospectiva de la situación boliviana con respecto al territorio marítimo, nos encontramos con lo siguiente, en el año 1883 tras finalizada la Guerra del Pacífico, Bolivia había perdido su acceso al mar, motivo que ha llevado al mandatario boliviano a depositar ante el Tribunal Internacional de Justicia de la ONU, situado en La Haya – Holanda, la memoria de la demanda presentada por su Gobierno contra Chile en el año 2013.

Bolivia solicita dos cuestiones a los jueces internacionales, en primer lugar que se les reconozca el derecho de acceso al mar, y en segundo lugar que obliguen a Chile a negociar de buena fe. Sin embargo, el Gobierno chileno se aboca al Tratado de Paz y Amistad, firmado en el año 1904 por ambos países. El artículo dos del mencionado tratado, establece claramente las fronteras entre ambos territorios como así también en su artículo sexto establece que la República de Chile reconoce en favor de la de Bolivia y a perpetuidad, el más amplio y libre derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico. Ambos Gobiernos acordarán, en actos especiales, la reglamentación conveniente para asegurar, sin perjuicios para sus respectivos intereses fiscales, el propósito arriba expresado.

A raíz de esta situación, existen dos posibles fallos desde el TIJ. El primer fallo a favor de Chile, lo cual dejaría la demanda nula y Bolivia nuevamente se quedaría sin el acceso al mar que tanto anhela; en segundo lugar que el fallo del TIJ sea en favor a la causa boliviana, lo cual traería consigo lo siguiente. El Gobierno chileno estaría obligado a negociar la forma de establecer el paso de su vecina mediterránea hasta las aguas del pacífico, debido a que las decisiones del TIJ son vinculantes, recordando además que ambos países reconocen la personalidad jurídica internacional del mismo a través del Pacto de Bogotá del año 1948.

A modo de conclusión, los hechos realizados hasta el momento por la administración de Morales difiere con lo realizado por los gobiernos predecesores. Es así, que Morales pretende establecer una postura distinta al pasado, reestructurando y ajustando la política exterior boliviana a través de los principios retóricos con las cuales sustenta – indigenismo, antiimperialismo y ambientalismo -; un fuerte sello ideológico (adhiriéndose junto a sus pares de la región al conocido “Socialismo del Siglo XXI”); y una postura más visible y dinámica en la Organización de Naciones Unidas. En relación, el gobierno de Morales ha realizado de manera activa debates sobre temas que son parte de la política interna boliviana como la defensa de los derechos colectivos de los pueblos indígenas; la lucha contra la privatización de los servicios básicos y el reclamo por la despenalización de la hoja de coca.

En las relaciones bilaterales, hemos sido testigos de los vaivenes con los diferentes Estados, las tensiones con Brasil y la Argentina por el comercio energético, la nacionalización de empresas extranjeras que han invertido en el país demostrando que no existen seguridades para la inversión en dicho país, pero logrando por otra parte establecer relaciones bilaterales con China y Rusia, ambas potencias económicas. Por último, los conflictos con Estados Unidos y Chile, que a la vista no parecen que vayan a finalizar en un corto periodo de tiempo.


[1] http://www.presidencia.gob.bo/fuente/perfil.php

[2] http://www.lexivox.org/norms/BO-DS-N48.xhtml

[3] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/10/141008_bolivia_elecciones_deudas_evo_morales_yv

[4] http://es.scribd.com/doc/240317045/Datos-de-feminicidos-y-asesinato-de-mujeres-en-Bolivia-CIDEM

[5] http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/latin_america/newsid_7609000/7609570.stm

[6] http://actualidad.rt.com/actualidad/view/93325-evo-morales-expulsa-usaid-bolivia


Autor Federico Rabino

Estudiante avanzado de la carrera de Relaciones Internacionales,

Universidad de Integración de las Américas (UNIDA), Asunción – Paraguay;

Técnico Especialista en Cooperación Internacional del

Ministerio de Educación y Cultura de la República del Paraguay

Contacto: federabi2008@gmail.com

  https://www.facebook.com/federico.rabino

 @federabi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s