El ascenso de Asia-Pacífico en el nuevo orden mundial y sus implicaciones para Europa y España.

por Daniel Pérez Álvarez.

Es un hecho el ascenso de Asia-Pacífico de dimensiones históricas a través de su desarrollo industrial, económico así como de la modernización de sus instituciones, configurando la extensa región como la más pujante a nivel mundial o denominada por los académicos en relaciones internacionales como “el centro de poder actual” que junto con Europeos y Norteamericanos formulan ya las reglas globales. Todo ello dentro de un contexto de “polaridad compleja” (que no multipolaridad ni no polaridad) donde se manifiesta una redistribución de la polaridad económica aunque aún unipolar en el ámbito militar, con un sistema de gobernanza mundial en reconstrucción.

         El New World Order posterior a la guerra fría-definido por Hedley Bull como “los objetivos principales de la Sociedad de Estados o sociedad internacional, tales como la preservación del sistema de Estados, el principio de soberanía y la paz entre estos, así  como el de propiedad privada”-parece dar paso a una hegemonía o al menos nuevo hegemón como Asia-Pacífico tanto a nivel económico, político y también militar en ciernes. Un culmen que vino a confirmarse durante la primera década del siglo XXI.

Desde las redes que extendió la compañía británica de las Indias Orientales pasando por la etapa orbital comunista hasta llegar a la economía de mercado a excepción de Korea del Norte,la región ha sufrido convulsos escenarios con muy diversos regímenes políticos pero sin llegar a desarrollar una democracia al modelo occidental.

         La influencia anglosajona en toda la zona es la predominante por parte de occidente, con Australia como emergente pero sobre todo con la todopoderosa presencia de la U.S. NAVY PACIFIC FLEET o Flota del Pacífico de los EEUU, tratándose del mayor despliegue aeronaval militar del mundo con bases a lo largo y ancho de toda la región así como de “Capital Ships” en forma de portaaviones.

Puesto que sobre la región se cierne diversa actividad de todo tipo vamos a centrar la temática sobre dos pilares fundamentales: el político y económico por una parte; y por otra parte poner foco sobre el ámbito de la seguridad.

         Con dicho enfoque global  de la región daríamos paso a un segundo bloque en el que estableceríamos las implicaciones en dichas vertientes: política, económica y de seguridad, tanto para Europa como por otra parte para España.

No cabe duda, tanto para los analistas civiles y militares, think tanks, etc, que Asía-Pacífico se ha reconfigurado en una región próspera cuyo ascenso en el nuevo orden internacional se debe principalmente a su nivel macroeconómico. Hoy representa la región el 53% del P.I.B mundial, con el aún en los años ochenta “Dragón dormido” chino hoy ya completamente despierto que llegó a crecer a más del 10% de su P.I.B., y que en la actualidad se prepara para acometer reformas tras el último comité del Partido Comunista Chino basadas en mayores aportaciones sociales y potenciación del acceso a la sociedad de consumo para una clase media todavía muy débil, mediante el estímulo de la demanda. Además de mayores controles en las condiciones laborales.

Para algunos analistas del Real Instituto Elcano ya se produjo una desaceleración de la economía (hoy en torno al 7%) debido al incremento salarial y a la mayor exigencia de mejores condiciones laborales por parte de una importante masa trabajadora china.

         Además la producción de manufacturas tiende hacia los productos de alto valor añadido, incrementando los costes, puesto que la imitación y falsificación que dispone de prestigio social en dicho país se ha quedado pequeña para competir a nivel mundial.

         Para algunos académicos de Relaciones Internacionales como Javier Gil de la Uned, la sociedad china sí podría estar preparada para conformar una clase media pujante gracias a los pilares confucianos y familiares sobre los que se erigen. Mientras que otro hegemón posible de la zona como la India acusa una mucho mayor, incluso polarización socioeconómica debido al sistema de castas y que por tanto difícilmente podrá desarrollarse como potencia en la zona.

En lo referente a los mencionados productos de alto valor añadido hasta el fin del Siglo XX, Korea del Sur y Japón se habían erigido como los grandes colosos, exportando todavía hoy la mayor parte de tecnología  y automoción para hogares en occidente. Si bien Japón se recuperó tras una larga travesía de devaluación del Yen durante los años noventa así como estancamiento de su economía. Hoy vuelve a pujar de nuevo con el espaldarazo añadido de su elección con Tokio como sede olímpica.

         La apertura económica en países como China requieren de abastecimiento energético, por lo que este país se pone a la cabeza de aquellos que aspiran a ejercer tareas de cooperación internacional a cambio de obtención de hidrocarburos en el continente africano, además de apoyo político internacional a regímenes como el iraní.

Respecto de los regímenes políticos, Asia-pacifico no dispone de consolidadas democracias, al estilo occidental, salvo en el caso de Australia. El resto combinan tradición ó legitimidad entre tradicional y carismática weberiana desde diversos ángulos como son el imperio japonés, la monarquía hereditaria tailandesa, el totalitarismo comunista chino, el régimen hindú sustentado en las seis castas principales hasta llegar a la teocracia secular o religión política del “Socialismo Juche” de Korea del Norte. Todos ellos, salvo la excepción de este último, sobre un modelo económico de libre mercado sin ambages.

         Fue Japón el primer país de Asia que tras la llegada de los norteamericanos en el Siglo XIX supo combinar la modernidad civil y militar de las instituciones occidentales con su tradición milenaria feudal erigida sobre los extintos shogunatos pero mantenida con su emperador y sus férrea liturgia social y sistema complejo de relaciones sociales.

         Pero es la arquitectura institucional regional, esto es, la de sus organismos internacionales la que más se ha desarrollado desde que en 1967 se constituyese ASEAN,la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. A partir de entonces han aparecido muchas otras como APEC, APR, ADDM, la Alianza del Pacífico (con España como observador),ARF (con la UE en su seno),el Partenariado transpacífico, ASEM…

         Se trata, después de la Unión Europea, del mayor conglomerado supranacional de organismos.

         Si bien es cierto para muchos analistas que desde Asia-Pacífico se sigue observando con recelo a la ONU, al señalarla como un organismo creado desde el New World Order de la Sociedad de Naciones y los 14 puntos de Wilson, esto es, una organización a la medida de los occidentales.

         Si el ámbito económico y político despierta especial interés en la comunidad internacional no lo es menos el de la seguridad y defensa. Y es que la región se ha conformado como la más activa en cuanto a maniobras navales en un ya de por sí intenso tráfico de la marina mercante. Son muchas las espadas que están en alto en torno a conflictos territoriales históricos y quizá, para expertos en seguridad como el profesor García-Cantalapiedra del Real Instituto Elcano y la Complutense, sólo la omnipresencia de la todopoderosa flota del Pacífico norteamericana disuade a una cantidad de países importantes de intervenir “manu militari” a pesar de que por diversos conflictos lastrados esté declarado el “casus beli”. El último más reciente pero también el conflicto territorial más longevo en la región es el de las Islas Senkakku (para los japoneses) o archipiélago de las Diaoyu (para los chinos).

         Un conflicto en el que no solamente reclama soberanía territorial en cuanto a zona económica exclusiva y mar territorial Japón y China; también Indonesia ,Korea del Sur, Taiwan e incluso Filipinas, entre otros…

         Si bien es cierto que el caso chino es el más peculiar ya que considera como suyas todas las islas y todo el mar del sur de la china en base a que desde tiempos inmemoriales sus pescadores han faenado en todos esos archipiélagos al margen de encontrarse muy lejos de las 200 millas náuticas de límite de sus costas occidentales .El último conato de enfrentamiento se produjo con motivo del establecimiento por China de un espacio aéreo propio que abarcaba dicho archipiélago, una vez más apaciguado con la intermediación de la Secretaría de Estado norteamericana. Señalar que si bien Japón ha recuperado su plena soberanía en el ámbito militar, recientemente aún se encuentra (y así lo desea el gobierno japonés) bajo el protectorado del “tío Sam” y sus bases aeronavales.

         Otro punto conflictivo que afecta de lleno al comercio mundial  se encuentra en el Estrecho de Malacca cuya boyante presencia de piratería en un paso de mercancías clave hacia occidente, necesitó de la intervención militar en una zona donde ya marinas tan pujantes como la tailandesa y la india empiezan a disputar su control.

         Pero el vestigio crónico del pasado más reciente, como un quiste contenido para la región y la comunidad internacional se erige en Korea del Norte,el único bastión en el mundo junto con Cuba del comunismo en estado puro, si bien a la manera del “socialismo juche” tal y como ellos se autodenominan con la figura religioso-política de los Kim-Jong. Dicho régimen totalitario, aislado y bloqueado desde que tras la guerra de Korea en los cincuenta se dividiese la península a lo largo del paralelo 38,es objeto de todo tipo de caricaturas a la espera de que termine finalmente de colapsarse como le sucedió a la URSS. Mientras y recurriendo al “arte de la guerra” de Sun Tzu y bajo la protección paternalista de China, emplean el palo y la zanahoria en ocasiones con maniobras navales y amenazas con el holocausto nuclear (que disuade de cualquier tipo de invasión) con ocasiones en las que solicita negociar diplomáticamente con sus hermanos del sur.

Por si fuera poco Asia-Pacífico alberga zonas de influencia islamista radical como Indonesia y la propia Filipinas, en la memoria reciente con los atentados de Bali.

         Llegados al punto en el que hemos tratado de perfilar a la región, pasamos a preguntarnos ¿Qué papel juega Europa y España en un contexto de estancamiento de la economía del viejo continente así como de su todavía disfuncional política exterior y de defensa a una sola voz?.

         Por lo que respecta a la Unión Europea, la implicación conlleva un papel mucho más activo ante la presencia privilegiada de los anglosajones, empezando por desplegar un mayor número de Delegaciones con la incipiente aparición del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) aunque aún se encuentre en fase piloto.

         En palabras del profesor Herrero de Castro de RRII de la Universidad Complutense, la Unión Europea pretende ahora ejercer influencia en la zona como un club económico mediante la vertiente mediterránea, los vínculos transatlánticos y los hispanoamericanos a través de España (a tres bandas).

         No obstante, y con mayor razón tras la obtención del Premio Nobel de la Paz, la organización supranacional pretende impulsar la franquicia de su “soft power”,de tal manera que  se tome en cuenta a través de conferencias como ASEM (Asia and Europe meeting) estableciendo una sinergia económica pero también a cambio un partenariado en el que la UE de forma pedagógica pudiese aportar a la región su experiencia en desarrollo de Derechos Humanos, Democracia así como de construcción en cooperación e integración supranacional. Y es con China con quién se pretende establecer en gran medida dicha sinergia.

En cuanto a la vertiente puramente financiera y empresarial los intercambios  son cruciales: en el apartado de la deuda soberana, China ha acumulado una suma importante de títulos de países como España pero también, además de exportar bienes, ha hecho acopio de una gran suma de productos industriales alemanes durante el epicentro de la crisis, relación privilegiada por tanto con la región de los países del Norte de Europa con Asia, frente a los del Sur menos favorecidos en ese sentido. Ello ha supuesto que durante el epicentro de la crisis países como Alemania hayan crecido gracias a dichas exportaciones. Y es que las manufacturas y productos de alto valor añadido europeo siguen siendo apreciadas como un producto de lujo, vanguardia, diseño y depurada técnica también en Asia.

         Por el contrario, en el ámbito de la Seguridad la Unión Europea tiene muy difícil protagonismo según analistas como Giovanni Grevi de FRIDE, hasta que no se configure una PESC y PESD funcional más allá de las misiones Petersberg y de reacción rápida como la llevada a cabo en Mali, pero principalmente hasta que no sea capaz de lo que coloquialmente se denomina “tener una sola voz en política exterior”. Si bien la labor de Ashton y Van Rumpuy ha sido destacada en cumbres como la de ASEM.

         ¿Y que implica para España la región?

         En el ámbito político y económico consolidar unas relaciones diplomáticas de respeto pero también de exigencia, especialmente con China basadas en el comercio siempre con la transparencia, la lealtad comercial y la persecución de los delitos de blanqueo de capitales.

         Pero parece haber una especial fijación por parte del MAEC últimamente en Asia Central, región clara geoestratégica entre Rusia, China e India, rica en recursos energéticos y de boyante actividad económica con Kazajstán como meca de oportunidades. Turkmenistán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán también representan puntos clave de los que Rusia ya se ha encargado de mantener en su órbita militar mediante un importante tratado de cooperación militar al estilo OTAN.

         Además el establecimiento de misiones diplomáticas en Asia Central sería clave para punto de paso del comercio con Asia-Pacífico.

         En cuanto a las implicaciones históricas de España con la región, en la actualidad destaca la renovada presencia en Filipinas con la vertiente empresarial, la mediación política con el gobierno filipino y los radicales islámicos presentes en el Estado Archipelágico así como la reintroducción del castellano como lengua en la enseñanza debido también al establecimiento de operadores de telefonía con necesidad de hispanohablantes.

         Y también enlazando la historia con la promoción de la Marca España nos encontramos inmersos en el año dual España-Japón “2013-2015”,conmemorando la primera misión de la Embajada Keicho capitaneada por un Samurai que desembarcó con su expedición en el Guadalquivir hace 400 años, dejando en su rivera un importante legado cultural y humano. Aprovechando la conmemoración el gobierno español aprovecha para tratar de ofrecer una imagen moderna de España en Japón donde en el seno de su sociedad son muy apreciados sus productos, cultura y tradiciones.

         En cuanto a la seguridad y defensa aún queda en la retina la cooperación internacional y la aportación de tropas en el desastre del tsunami y su contribución a la estabilización en Banda Aceh.

         Y ya en la zona más occidental de la región, en el océano índico, la crucial operación “Atalanta” de la Armada para prevenir la piratería cercando la costa del Estado fallido de Somalia para proteger un sector económico como el pesquero, clave en la economía española. Y es que, España ocupó el tercer puesto en el ranking de comercio pesquero internacional según la FAO y el ICEX tan sólo por detrás de EEUU y precisamente un país asiático como Japón, con el que se producen intercambios de técnicas e investigación de mercados en cuanto a pesca se refiere.

         Los esfuerzos de España desde el comienzo de la crisis manifiestan un especial interés en el comercio exterior para contrarrestar el parón del consumo interno y el desempleo, por lo que la implicación en Asia-Pacífico se presenta vital. Ahora bien, puesto que la tarea parece inmensa será crucial su papel dentro de la acción exterior de la Unión Europea ejerciendo sus vínculos hispanoamericanos así como aquellos logros que alcance en la próxima Cumbre ASEM de Noviembre de 2014.

         La Unión Europea debe de apuntalar la PESC y la PESD según think tanks como FRIDE, a la altura de un gigante económico pero actualmente enano político y gusano militar como la denominó Delors. Y en el ámbito comercial desarrollar unas redes aún más estables y duraderas para que los asiáticos dispongan de una imagen europea más allá del “continente museo”.

         De dicho modo quizá la presencia europea en Asia-Pacífico podrá volver a evocar la que en otros tiempos renacentistas, europeos como los ibéricos y los holandeses surcaban sus mares y atracaban en sus puertos comerciales.


Autor: Daniel Pérez Álvarez

Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad Complutense de Madrid.

Contacto: danipa@gmail.com 

 


LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVAMENTE DE LOS COLABORADORES DE VOX POLITIKON. NO IMPLICA QUE DICHOS ARTÍCULOS SON PARTE DE LA EDITORIAL DE VOX POLITIKON. VOX POLITIKON ES UNA HERRAMIENTA LIBRE QUE NO INTERFIERE EN LOS ARTÍCULOS DE LOS COLABORADORES. EN NINGÚN CASO ESTE SITIO, SI NO LO ESPECIFICA PRIMERAMENTE, TOMA POSICIÓN DE LAS OPINIONES AQUÍ EXPUESTAS.


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s