Un error histórico

 

por el Licenciado Héctor Quintero Montiel

 

América Latina había recuperado el tiempo desaprovechado durante la década perdida, asumiendo una serie de medidas económicas y sociales que le permitían avanzar en el desarrollo social, económico y político, mejorando la calidad de vida de sus habitantes y conduciendo a sus poblaciones por un camino hacia el desarrollo.

Al inicio de la nueva década, año 2000, surgieron gobiernos en la región que detuvieron nuevamente el desarrollo humano en la región latinoamericana. Autoridades con regímenes ideológicos similares que han pretendido retroceder a mediados del siglo XX. Con su actitud han interrumpido el avance de esas naciones que se habían encaminado hacia un nuevo siglo, un nuevo rumbo.

Regímenes unipersonales, unipartidistas, con un control férreo de los otros poderes, donde solo se cumple la voluntad del estado autocrático, militarista, populista, que coaccionan la libertad de expresión, detienen la producción nacional y en algunos casos, como Venezuela, controlan el desplazamiento dentro y fuera de las fronteras nacionales.

Sin embargo, países como Bolivia y Ecuador, que se habían encaminado por esa senda, dieron un giro en sus gobiernos y han encauzado los dineros prodigados por Venezuela para su desarrollo interno. Caso contrario ha sucedido en Argentina y Venezuela donde la corrupción galopante ha quebrado los sistemas económicos, políticos, sociales y morales de esas naciones.

Países como Brasil y Chile que caminaban por el sendero de la prosperidad y el desarrollo han trabado su trayecto al tratar de dar un giro a las políticas que habían venido ejecutando desde hace algunos años. Dilma Roussef a pesar de haber ganado la reelección, gracias a la ayuda de Lula Da Silva, enfrenta serios problemas económicos y de convivencia social.

En el caso chileno ha sido el nuevo período encabezado por la señora Bachelet, el que más daño ha hecho al desarrollo general de esa nación austral. Las visiones sustentadas por miembros de algunas organizaciones políticas, los partidos socialista, comunista y el MAS, miembros de la coalición gobernante, pretendiendo regresar a la época de los 70 que condujo a una de las dictaduras más horribles que se ha vivido en el hemisferio han detenido el avance de su economía y se han encauzado hacia un nuevo camino de atentados terroristas y protestas callejeras.

La popularidad de la mandataria chilena en escasos ocho meses se ha desplomado en un 30%, lo mismo sucede con el gobierno de Maduro, debido a la crisis económica, moral, educativa y de supervivencia que vive la sociedad venezolana. Los parámetros de la corrupción en Brasil y Venezuela son insostenibles.

Argentina es otro país que repite su historia corrupción, quiebre de empresas públicas, recompra de empresas que anteriormente fueron públicas y posteriormente fueron privatizadas, la historia se repite y lo podemos observar en el relato del párrafo que sigue escrito en el 2001.

Diciembre: la crisis que algunos calificaban terminal estaba representada por datos aterradores. Millones de argentinos arrojados a la marginalidad, una creciente pauperización de la clase media amenazada por su extinción como tal, el aparato productivo parado, las exportaciones en baja, el consumo interno asfixiado por la recesión, la salud pública colapsada y los hospitales desabastecidos con alarmantes niveles de inseguridad. Las cifras sacudían con nuevos índices de desocupación y estaba devastada la costumbre y la moral (…)[1].

Son países que nuevamente por sus incomprensibles modelos ideológicos, calcados de la más recalcitrante izquierda populista latinoamericana, comienzan a retroceder en el desarrollo sustentable de esos países. Argentina, Brasil, Chile y Venezuela son solo el ejemplo de lo que una mala gestión administrativa puede causar a gobiernos que más o menos venían desempeñándose bien.

Lo extraño de todo es que sus poblaciones siguen votándolos, porque sigue creyendo en un populismo denigrante que no les permite soñar con la producción si no con la entrega de todos sus necesidades por parte del estado, sin tener contraprestación alguna. Por ello los escándalos de corrupción, de malas inversiones y de escasez de productos cada día consumen las páginas de sus medios de comunicación. Los cuales son perseguidos como en Ecuador, Argentina y Venezuela porque los derechos humanos no son respetados.

 Bajo el lema “Educación, Cultura e Innovación”, mandatarios de América Latina, España y Portugal, se reunieron en su última cumbre anual, en Veracruz, México. De los veintidós países que conforman el espacio iberoamericano, faltaron a la cita los mandatarios de seis: Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Nicaragua y Venezuela, y también causó baja en el último momento, por razones de salud, el salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, quien se fue a ver con médicos cubanos. Precisamente aquellos que gravitan bajo el ala del socialismo del siglo XXI y las creencias políticas de los longevos Castro.

Sin duda alguna, el continente se ha fraccionado entre aquellos que desean el desarrollo, y aquellos que desean vivir en la mendicidad, esperando los mendrugos de pan que les arrojen los autócratas populistas que gobiernan sus países. Por ello comenzamos a transitar nuevamente, marcado por la caída de los precios de los minerales por una nueva década perdida.


[1]  Ah, para que no se confundan: este párrafo ha sido extraído de una crónica del 20 de diciembre del 2001 aparecido en la prensa argentina. Cualquier parecido con la actualidad es pura coincidencia.


Autor: Lic. Héctor Quintero Montiel

Licenciado en Estudios Internacionales, Universidad Central de Venezuela – Caracas, Venezuela. 

  • Encargado de Negocios a. i. en la Embajada de La República Bolivariana de Venezuela en los Emiratos Árabes Unidos, Noviembre 2008-junio 2009.
  • Consejero en el Despacho del Vice- Ministro de Relaciones Exteriores para Asia, Medio Oriente y Oceanía, Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela, agosto 2007 hasta septiembre de 2008.
  • Encargado de Negocios a. i. Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en el Estado de Israel, junio 2006 hasta abril 2007.
  • Consejero en la Dirección General de Economía y Cooperación Internacional, Dirección de Cooperación con Centroamérica y el Caribe. Octubre de 2004.
  • Consejero en la Dirección General de Política Internacional, Dirección de Asia, África y Oceanía, Caracas, Abril de 2004.
  • Consejero en la Embajada de la República de Venezuela en los Estados Unidos de América, Coordinador del Despacho del Embajador, Enlace con el Departamento de Estado. Marzo 2001-Abril 2004.
  • Encargado del Consulado General de Venezuela en la Ciudad de Nueva York, Estados Unidos de América, Diciembre 2001-Enero 2002.
  • Consejero en la Misión Permanente de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas, Nueva York, Estados Unidos de América. Representante ante la Segunda Comisión, Ecosoc, la Comisión de Asuntos Económicos y Sociales y Financiamiento para el Desarrollo. 2000-2001.
  • Ministerio del Interior y Justicia, Junio 1999-Febrero 2000. Director General Sectorial de Secretaría y Director General del Despacho. Contacto: hecquimo@cantv.net

 


 

LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVAMENTE DE LOS COLABORADORES DE VOX POLITIKON. NO IMPLICA QUE DICHOS ARTÍCULOS SON PARTE DE LA EDITORIAL DE VOX POLITIKON. VOX POLITIKON ES UNA HERRAMIENTA LIBRE QUE NO INTERFIERE EN LOS ARTÍCULOS DE LOS COLABORADORES. EN NINGÚN CASO ESTE SITIO, SI NO LO ESPECIFICA PRIMERAMENTE, TOMA POSICIÓN DE LAS OPINIONES AQUÍ EXPUESTAS. 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s