Sobre la presencia de China en África.

 

por Luis Daniel Alaniz Rodríguez

ANTECEDENTES

La relación entre el gigante asiático y el continente africano se remontan a principio del siglo XV. Las expediciones que realizaba el legendario Zheng  He (el Colón chino), al servicio de la dinastía Ming, marcarían el inicio y las bases para una relación amistosa. Entre 1405 y 1433 el famoso navegador llegó a las costas orientales africanas, buscando extender la protección del gran Imperio del Medio a nuevos pueblos tributarios, con los cuales se intercambiarían presentes totalmente asombrosos para la época, como jirafas y elefantes.

Durante los siguientes siglos, el contacto entre la China y África prácticamente desapareció, la llegada del colonialismo europeo y otras dinámicas propias del sistema internacional dificultaron el fortalecimiento de estos lazos. Sería hasta la segunda mitad del siglo pasado cuando la interacción volvería a tomar protagonismo. El ambiente de posguerra propició un espacio común para la mayoría de países africanos y China, guiados por el anticolonialismo y las revoluciones sociales.

La conferencia de Bandung de 1955, definiría un punto de inflexión muy importante ya que impulsaría y “alinearía” intereses chinos con algunos países africanos independientes, muy pocos para la época, pero fundamentaría las bases contemporáneas para las relaciones sino-africanas a nivel político y comercial.

En los años posteriores, especialmente las dos décadas que siguieron, años sesentas y setentas, en las que la mayoría de países africanos alcanzarían su independencia, China apoyó algunas naciones que experimentaban el socialismo, como Mali, Tanzania y Zambia, sobre todo realizando proyectos ferrocarrileros[1], entre otros.

Tras la masacre de la plaza de Tiananmén, el gobierno comunista fija especial atención al África, dado que el continente cuenta con una gran cantidad de votos en las Naciones Unidas, (aproximadamente la cuarta parte), con el interés de evitar sanciones internacionales. Tras un exhaustivo estudio sobre África, contando con el apoyo de especialistas del Instituto de Estudios Africanos, China aprovecharía la oportunidad de penetrar el continente dado el relativo abandono occidental, en donde ofrecerá condiciones muy distintas a las de la Unión Europea o Estados Unidos, al mismo tiempo, como afirma García (2014), no haría distinciones basadas en ideologías a través de una diplomacia muy pragmática y eficaz.

El 2000, sería un año decisivo para estrechar los lazos preexistentes entre las naciones africanas y china. En octubre, se convocó la primera reunión oficial para el desarrollo de las relaciones futuras a través de la FOCAC –Foro para la Cooperación entre China y África-, a partir de aquel año, las inversiones chinas se dispararían brutalmente además que se realizarían otras cuatro cumbres de esta misma naturaleza durante los años posteriores. “En el año 2008, China se convirtió en el primer socio comercial del continente africano.” (Crespo, E.)

Este ascenso chino, según algunos analistas como Eduardo Crespo, impulsó de manera significativa la recuperación de varias economías africanas durante la década pasada, por lo que este nuevo matrimonio, desde una perspectiva realista de las relaciones internacionales, constituye una reconfiguración de la geopolítica mundial, en detrimento de la influencia de las potencias occidentales especialmente.

El cambio en las relaciones de poder, el fortalecimiento de los BRICS y especialmente de China, propone un nuevo paradigma para las relaciones político-comerciales tradicionales a través de la cooperación Sur-Sur y sus nuevos términos de intercambio.

Por otro lado, la presencia empresarial china se refuerza también con la presencia de la población, ya que se estima que alrededor de un millón de chinos viven actualmente en África[2] y ya lideran como colectividad extranjera, superando a los pobladores de distintos países europeos.

LA EXITOSA DIPLOMACIA CHINA

Las recientes y cada vez más frecuentes giras del mandatario chino Xi Jinping a África, como la del 2013, son una exposición del gran interés chino en esta zona del mundo. El pragmatismo diplomático ha sido totalmente exitoso, esto se expone en la cada vez más fuerte presencia institucional china en África a través de sus 49 embajadas. De esta forma, la República Popular China ha consolidado sus relaciones diplomáticas, provocando y reforzando el hecho de que solo cuatro naciones africanas reconocen oficialmente a Taiwán.[3]

LA RELACIÓN COMERCIAL

La relación comercial no es demasiado complicada, China importa de África materias primas y en su gran mayoría minerales. Los productos más comunes son el petróleo, maderas, productos agrícolas, metales. África por su parte importa de China equipamiento para telecomunicaciones, infraestructura, maquinaria pesada, productos electrónicos, entre otros.[4] “Los intercambios comerciales de China con África se han multiplicado por siete desde el cambio de siglo. En 2008 alcanzaron 107.000 millones de dólares en valores absolutos” (Relea, F. 2010).

Como lo evidencia el siguiente gráfico (Africa Research Institute  – 2010), los minerales y la maquinaria ocupan gran porcentaje del intercambio comercial sino-africano:

Los principales receptores de inversión china son Zambia, Argelia, Sudán (antes de la separación), Nigeria y Angola. Estos últimos cuatro son también, junto con Libia, los principales proveedores de petróleo para China.

La antigua relación con Sudán, por ejemplo, sirve como ilustración para presentar las relaciones del país asiático con el gran continente africano. China posee una gran experiencia en la construcción de infraestructura, mientras que necesita garantizar su seguridad energética, de una forma distinta a la clásica intervención occidental, sin disparar una sola bala, por ejemplo. En Sudán (antes de la separación de 2011), China tenía una inversión en dicho país de alrededor de 15.000 millones de USD[5], repartidos en distintos proyectos como eléctricas, refinerías, carreteras, oleoductos, además de haber construido la presa más grande de África (Merowe). A partir de esta infraestructura la producción petrolera aumento a más de 500.000 barriles diarios, de los cuales China recibe 43% de estos. Con estos datos podríamos advertir que en teoría, se trata prácticamente de una relación gana-gana. (Pérez, J. 2012). Además también, China transfirió a Sudán material de guerra y maniobró a su favor desde el Consejo de Seguridad para evitarle ser sancionado.

El Chinese Eximbank y el China Development Bank son ya los mayores bancos prestamistas a nivel continental, superando al Banco Mundial en relación al número de proyectos realizados, donde los tres más grandes receptores de esto han sido Zambia, Sudán y Nigeria. (Cillero, M. 2014)

En un informe recogido por Rafael Gómez-Jordana[6], el presidente senegalés durante el año 2008 aseveró lo siguiente; “el acercamiento de China a nuestras necesidades se adapta mucho mejor al lento postcolonialismo de la mayoría de inversores europeos. Con ayudas directas, líneas de crédito, y contratos razonables, China ha ayudado a las naciones africanas a construir proyectos en infraestructuras, puentes, carreteras, hospitales, y escuelas en un tiempo record.” (Financial Times, 2008). Evidentemente la percepción de la relación entre el gigante asiático y el continente, difieren bastante del que se tenía con las antiguas practicas acostumbradas por varios países europeos.

En general China ha contribuido sustancialmente al desarrollo de la infraestructura africana durante los últimos años, como lo dice Cillero (2014), otro ejemplo claro ha sido los más de 14.000 km de carretera pavimentada desde la ciudad de Cape Town, Sudáfrica, hasta El Cairo.

A continuación se presenta una breve lista de los proyectos chinos más importantes en el continente:

Mambilla plateau hydroelectric power station. La empresa constructora china Sinohydro construirá una central hidroeléctrica en la Meseta de Mambilla, en

Nigeria. El banco chino Exim Bank financiará el 75% de la construcción, y el gobierno de Nigeria el 25% restante.

Barrage d’Imboulou au Congo. La Presa de Imboulou, en el Congo, realizada por la empresa China Machinery and Engineering Corporation, empleó a 2000 trabajadores congoleños y a 600 técnicos chinos.

Angola International Airport. Los 300 millones de dólares invertidos en la construcción del aeropuerto internacional de Angola proceden de la empresa China International Fund Limited.

Viviendas sociales en Mozambique. La empresa china Henan Guoji construirá 5.000 viviendas cerca de Maputo, capital de Mozambique. Se crearán 10.000 empleos gracias a este proyecto urbanístico.

Nueva sede de la Unión Africana en Addis-Abeba. La nueva sede de la Unión Africana construida en la capital de Etiopía es un moderno edificio cuya construcción, que ha costado 200 millones de dólares, ha sido llevada a cabo y financiada por el gobierno chino.[7]

¿COLONIALISMO CHINO?

Los gobiernos africanos “chinofilos” defienden la idea de tener una mejor relación con China que con Estados Unidos y Europa. Esto se debe en que se sienten más beneficiados con el estilo chino. Si bien China podría sencillamente comprar las materias primas que necesita para importar y retirarse, también toma una posición cooperativa a la hora de realizar inversiones millonarias en proyectos de desarrollo. Por supuesto, esto tampoco tiene un carácter filantrópico ni mucho menos, pero a través de estos proyectos los países africanos también obtienen cierta ganancia al poder fortalecerse a nivel de infraestructura especialmente.

La política diplomática china es sencilla, no importa el corte político e ideológico del país con el que se hacen negocios. Ha fundamentado sus relaciones diplomáticas en algunos principios como la coexistencia pacífica, generar beneficios mutuos, el respeto a la soberanía y la no intervención.

Estos principios resultan muy distintos al tradicional neocolonialismo europeo y estadounidense; que exigen estándares mínimos sobre respeto a derechos humanos, derechos laborales, clausulas democráticas, entre otras. Por lo visto, los gobiernos africanos se han sentido mucho más cómodos con el estilo chino, que guarda silencio ante conflictos internos y problemáticas que no son de su incumbencia.

La recesión económica sufrida por Estados Unidos sin duda fue bien aprovechada por el gigante asiático. “China se convirtió en el primer socio comercial e inversor de África subsahariana, sin invadir ni disparar una bala; superando a la Europa colonialista y al imperialismo norteamericano.” (García, J. 2014)

SEGURIDAD ENERGÉTICA CHINA

El nuevo milenio fue el principio para la explosión de la presencia china. Angola, devastado por las secuelas de su sangrienta guerra civil, pidió en el año 2000 ayuda extranjera para la reconstrucción del país. Las potencias occidentales propusieron una alta tasa de interés para realizar sus inversiones, en cambio, los chinos propusieron colaborar en la reconstrucción a cambio de petróleo y otros productos estratégicos. Este modelo experimental dio grandes resultados y fue todo un éxito. A partir de esta experiencia China basaría su política exterior en África. Planes y contratos similares se realizarían posteriormente en países como Nigeria (Gas-petróleo), Zambia (cobre), Congo (petróleo-madera), Congo Democrático (Cobalto), Etiopía: donde construyeron como obsequio el moderno edificio de la Unión Africana. (Cillero, M. 2014)

CONCLUSIONES

Si bien es cierto que la inversión china también puede representar pérdidas de empleo para nacionales de los países africanos y la debilitación de las industrias nacionales, hasta el momento los efectos parecen ser beneficiosos para ambas partes, es decir, una relación gana-gana, para ubicarla dentro del espectro de la teoría de juegos.

Sin duda alguna la República Popular de China ha aprovechado de la mejor manera las oportunidades que el gran continente ofrece, con el fin de garantizar su seguridad energética también ha contribuido al crecimiento de los productos internos brutos de algunos países africanos, que ven en China, un socio ideal para el apoyo al desarrollo económico por su gran capacidad de inversión.

Además de la acelerada construcción de infraestructura productiva y social, las relaciones con Pekín para muchos países africanos pueden representar cierta oportunidad de abastecerse militarmente. Desde el punto de vista geopolítico, China se constituye como un socio muy importante, por ser un gran proveedor de armamentos y además de eso, por su participación permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, a través del cual podría eventualmente vetar cualquier resolución en pro de sus intereses y por supuesto de sus socios.

 


  1. En base al artículo “China y Zambia prometen impulsar cooperación” (2013), disponible en:  http://spanish.peopledaily.com.cn/
  2. Véase el artículo “China y África” (2012)
  3. Con base a los datos de: http://embassy-finder.com/es/china_embassies
  4. Ibíd., pág. 2
  5. Ibíd. Pág. 2
  6. Véase “Los Brics y África: Comercio, Inversión y Desarrollo (2014)
  7. Ibíd. Pág. 2


BIBLIOGRAFÍA

 


 

 

 

Autor: Luis Daniel Alaniz Rodríguez

Es estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad de San Buenaventura sede Bogotá. Miembro del Grupo Interdisciplinario de Estudios sobre Religión, Sociedad y Política. Trabaja actualmente en proyectos de investigación sobre las comisiones de la verdad en Sierra Leona y Timor Oriental. Melómano, nostálgico, devoto al arte, adorador de las letras y aspirante a narrador.

Facebook: https://www.facebook.com/danielalanizrod

Contacto: owen_x3@hotmail.com


 

LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVAMENTE DE LOS COLABORADORES DE VOX POLITIKON. NO IMPLICA QUE DICHOS ARTÍCULOS SON PARTE DE LA EDITORIAL DE VOX POLITIKON. VOX POLITIKON ES UNA HERRAMIENTA LIBRE QUE NO INTERFIERE EN LOS ARTÍCULOS DE LOS COLABORADORES. EN NINGÚN CASO ESTE SITIO, SI NO LO ESPECIFICA PRIMERAMENTE, TOMA POSICIÓN DE LAS OPINIONES AQUÍ EXPUESTAS. 


 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s