Estados Unidos ,Israel e Irán.

por Oleg Vladimir Sánchez Terán

Como resultado del “cambio estratégico” hacia la región de Asia-Pacífico, la nueva aproximación de la política de EUA hacia el Medio Oriente se basa en un equilibrio de poder entre los cuatro actores regionales – Arabia Saudita, Irán, Israel y Turquía – por medio del cual EUA administrará política y militarmente la zona. Sin embargo, para los sectores más conservadores de Israel (que consideran a Irán una amenaza existencial) no comparten el optimismo de Washington y preferirían un mayor acercamiento entre EUA e Israel para contener militarmente a Irán; desde su punto de vista, el acercamiento diplomático entre EUA e Irán genera más peligros que oportunidades.

La diferencia de enfoque en torno al  programa nuclear iraní entre EUA e Israel es resultado de su propia experiencia histórica. En 1981 Israel destruyó el programa nuclear por medio de un ataque aéreo; por lo tanto es lógico que Israel piense que se podrían lograr – a través de una serie de ataques aéreos – los mismos resultados en Irán e incluso la campaña aérea tendría el apoyo de Arabia Saudita y Turquía. Desde la perspectiva de EUA, atacar militarmente las instalaciones del programa nuclear no garantizaría destruir el programa nuclear de Irán (en el mejor de los casos se lograría atrasar varios años) y se necesitaría más que ataques aéreos para alcanzar resultados parciales.

A diferencia de Irak en 1981, las instalaciones para el desarrollo del programa nuclear de Irán no están concentradas en un sector, sino están divididas a través del país. De la misma forma (y como se aprendió en la primera Guerra del Golfo) es complicado determinar qué o cuáles instalaciones son vitales para el desarrollo del programa nuclear (por no decir dónde se encuentran) o calcular el daño de los ataques si no se tienen “botas sobre el terreno” (política que Washington no seguirá). Para EUA los resultados aceptables serán posibles a través de la negociación (en última instancia, el mayor peso de las operaciones militares caerá sobre EUA).

En torno a este contexto y debates internos, la visita de Benjamin Netanyahu a Washington busca debilitar la posición interna de la administración estadounidense para tratar las cuestiones del acuerdo nuclear y, de la misma forma, fortalecer la posición interna del Primer Ministro israelí para lograr la reelección. Sin embargo, el discurso de confrontación contra la administración Obama también genera divisiones dentro del gobierno israelí: aleja a los servicios de inteligencia y grupos de poder del Primer Ministro. Estas tensiones podrían impedir que Netanyahu logre su relección.


Autor: Oleg Vladimir Sánchez Terán

Licenciando en Relaciones Internacionales y Maestro en Ciencias Políticas por parte de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Vive en Monterrey, Nuevo León, México.

E-mail: ovst_912@hotmail.com

Facebook: Oleg Vladimir Sánchez Terán https://www.facebook.com/ovst912


LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVAMENTE DE LOS COLABORADORES DE VOX POLITIKON. NO IMPLICA QUE DICHOS ARTÍCULOS SON PARTE DE LA EDITORIAL DE VOX POLITIKON. VOX POLITIKON ES UNA HERRAMIENTA LIBRE QUE NO INTERFIERE EN LOS ARTÍCULOS DE LOS COLABORADORES. EN NINGÚN CASO ESTE SITIO, SI NO LO ESPECIFICA PRIMERAMENTE, TOMA POSICIÓN DE LAS OPINIONES AQUÍ EXPUESTAS. 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s