Financiarización de la Economía Internacional.

 

 

por Andrés Gómez Polanco

Introducción

 

La globalización política, cultural, comunicacional, pero sobre todo económica y financiera es una realidad innegable del mundo contemporáneo caracterizado cada vez más por su interdependencia compleja y creciente entre empresas transnacionales, Estados, organismos intergubernamentales y sociedad civil. En este contexto se destaca el surgimiento y consolidación de la globalización financiera de manera sistemática y permanente, lo cual ha tenido como principal consecuencia la financiarización de la economía internacional que ha reconfigurado las relaciones de poder, soberanía y hegemonía de los Estados. Por consiguiente, el presente ensayo pretende analizar y responder a la siguiente pregunta de investigación ¿Hasta qué punto la financiarización de la economía internacional ha menoscabado la soberanía económica de los Estados en la dinámica de un mundo globalizado? La respuesta a esta pregunta es que a causa de este fenómeno la soberanía económica de los Estados ha disminuido drásticamente, debido a que se han vuelto más vulnerables a las crisis  financieras, dependientes del financiamiento privado internacional para su desarrollo y han consolidado la configuración de un sistema económico-financiero internacional asimétrico.

Este tema de investigación es de trascendental importancia porque nos permite analizar, comprender y cuestionar nuestra realidad económica, social y política a nivel mundial en un contexto histórico caracterizado por la preeminencia de la desigualdad, la creciente debilidad de los Estados para enfrentar problemas que los desbordan y el constante posicionamiento de los poderes fácticos internacionales (poder financiero) como la nueva hegemonía desplazando a los Estados. Por ende, esta investigación tiene como objetivo fomentar el debate académico, político y económico en pos de la construcción de alternativas que viabilicen la emanación de una realidad en la que el poder financiero sea una herramienta de los Estados en su búsqueda del desarrollo.

Revisión de la literatura

En primer lugar, se debe conocer qué se entiende por financiarización de la economía internacional la cual según Benjamin Cohen consiste en “la masiva integración e internacionalización de los mercados financieros nacionales a través de la innovación y la desregulación que producen un incesante movimiento de capitales a través de las fronteras” (1996, p. 2). Es decir, la financiarización de la economía internacional ha sido un mecanismo de la globalización económica instaurado con el afán de desmantelar las barreras legales e institucionales que cada Estado en ejercicio de su soberanía empleaban para el control, regulación y uso estratégico de los capitales financieros. Por ende, los Estados soberanos han perdido elementos de poder frente a la financiarización de la economía internacional que reduce su capacidad de acción e iniciativa a través de políticas públicas ante las fluctuaciones del mundo financiero.

Sin embargo, existe una visión liberal que considera que la financiarización de la economía internacional al contrario de ser una desventaja para la soberanía estatal por la pérdida de su poder relativo, es el fiel reflejo de la necesidad de expandir a nivel global la libertad de mercado al sector financiero ya que ha demostrado ser históricamente el mecanismo más eficiente, como lo señala Robert Gilpin (1987, p. 39) “la teoría económica liberal aboga por el mercado libre y por una mínima intervención del Estado en todos los sectores de la economía como medio más eficaz para organizar las relaciones económicas internas e internacionales”.

Por otro lado, la visión realista enfatiza que la financiarización de la economía internacional reduce sistemáticamente la soberanía de los Estados para interactuar en una economía globalizada al crear una dependencia profunda en los entes estatales en su búsqueda de financiación, en su equilibrio macroeconómico por la salida de capitales e inclusive debido a la presión que ejercen entes no democráticos como el capital financiero internacional hacia gobiernos democráticamente elegidos. Así lo establece Cohen “la globalización financiera reduce las capacidades regulatorias y de control por parte de los Estados en favor de los intereses de los inversores, los dueños del capital obtienen influencia a costa de sectores nacionales como los trabajadores” (1996, p. 12).

Igualmente, uno de los mecanismos más efectivos para la estandarización de la financiarización de la economía internacional ha sido la desregulación de las economías nacionales, especialmente en lo concerniente al sector financiero, por medio del establecimiento del Consenso de Washington en los países en vías de desarrollo como ideología económica y política que tenía como objetivo en sí mismo la degradación de la soberanía estatal en favor de la globalización económica. Como lo señala John Williamson “en América Latina los países más pobres son los que poseen economías más reguladas y bajo control estatal, cuya reforma a través de la desregulación es necesaria para atraer importantes capitales financieros e inversiones” (1990, p. 88).

De la misma manera, los Estados han perdido relevancia y autonomía en la estructura de poder económico mundial a causa de la financiarización debido a que gracias a la primacía del poder financiero por sobre la soberanía de los Estados se ha dado paso a la configuración de un sistema económico mundial asimétrico, injusto, jerarquizado y marginal. Tal como lo señala Joseph Stiglitz (2006, p.126) “resulta sorprendente que se cubriera la liberalización de servicios bancarios, de seguros y de tecnología de la información, mientras se dejaba por completo fuera de la agenda de comercio internacional servicios que no precisan cualificación”.

Análisis

La financiarización de la economía internacional ha tenido como consecuencia la drástica y sistemática disminución de la soberanía económica de los Estados-nacionales, lo cual ha limitado considerablemente las tácticas, estrategias, mecanismos, procedimientos legales e institucionales, políticas públicas y sobre todo la capacidad de respuesta de los entes estatales frente a la globalización económica. Si bien es cierto que la liberalización financiera tiene como funcionalidad generar una mayor eficacia en la utilización de los recursos económicos, expandir las posibilidades de inversión, generar mayor productividad y con ello oportunidades de empleo y crecimiento económico como lo expone la visión liberal, sus consecuencias no han sido tan ventajosas ya que antes que un instrumento en pos del desarrollo la financiarización se ha sobrepuesto al Estado creando distorsiones, asimetrías y contradicciones. Por ende, el incremento de la interdependencia, la democratización de las oportunidades y el financiamiento para el desarrollo han sido reemplazados por la consolidación de una dependencia estructural entre países e inclusive de Estados hacia el sector financiero internacional, el monopolio de la fuentes de financiamiento y la predilección del capital por la especulación antes que por los procesos de desarrollo respectivamente.

Además la pérdida de soberanía estatal frente a la financiarización de la economía internacional tiene como una de sus causas a la vulnerabilidad sistémica que la liberalización y la desregulación financiera crearon. Es decir se recortaron las facultades y competencias de los Estados con la excusa de maximizar la eficiencia y los resultados económicos sin tomar en consideración que ese debilitamiento de la soberanía económica dejaba en un estado de total indefensión a los entes estatales -para prevenir, limitar o resurgir- frente a crisis económicas y financieras sistémicas. Como bien quedó demostrado con la crisis financiera internacional (2008) en Estados Unidos y Europa principalmente.

Por otro lado, otra de las causas del debilitamiento de la soberanía estatal por el fenómeno de la financiarización ha sido la dependencia que esta ha generado en la búsqueda de financiamiento para el desarrollo por parte de los países, porque al flexibilizar la salida de capitales, permitir la libre movilidad del sector financiero y desmontar los mecanismos legales e institucionales hacia el sector financiero para mantener el equilibrio macroeconómico se cercenó la capacidad estatal para conservar y aumentar sus fuentes estratégicas de financiación. Como resultado lógico los Estados han quedado a merced del sistema financiero internacional, los bancos de inversiones, los tenedores de deuda internacionales, los organismos intergubernamentales, los inversionistas extranjeros y las potencias hegemónicas como únicas fuentes de financiamiento que imponen condicionamientos políticos, geopolíticos y económicos. También es importante mencionar que en este contexto la búsqueda de financiamiento para el desarrollo queda reducida a la flexibilización y precarización de las condiciones laborales, ambientales y en derechos humanos lo cual profundiza aún más la perdida sistemática de soberanía por parte de los Estados.

Las condiciones asimétricas en la configuración de la estructura de poder económico global es otra de las consecuencias de la financiarización de la economía internacional y por ende una causa del resquebrajamiento de la soberanía estatal, ya que al momento en que los Estados quedan sometidos a las fluctuaciones, intereses y maquinaciones del capital financiero su relevancia en la economía internacional es intrascendente o depende mayoritariamente de las vinculaciones “estrategias” que dichos Estados poseen con el poder financiero. Por consiguiente, se establece una estructura económica de poder internacional que no solo condiciona y genera dependencia, sino que excluye y marginaliza a los países que se niegan a ser parte de esta lógica financiera como método coercitivo de cooptación debido a que ante esta amenaza la opción es la insuficiencia de recursos para la búsqueda del desarrollo.

A pesar de la demostrada perdida y debilitamiento de la soberanía económica e inclusive política por parte de los Estados como consecuencia de la financiarización, las alternativas que se plantean para armonizar y equilibrar esta disyuntiva se deben enmarcar en una visión realista y pragmática que permita la instrumentalización y el control de los servicios financieros en sus diferentes manifestaciones en pos del desarrollo de las sociedades. Esto no quiere decir necesariamente que la estrategia debe sustentarse en la eliminación, nacionalización o estatalización de la globalización financiera; lo cual además de ser incoherente con la realidad interdependiente en la que vivimos sería totalmente anacrónico, ineficaz e inútil. Por lo cual, si bien es cierto la alternativa debe descansar en una lógica de restablecimiento o recuperación de la soberanía como contrapoder frente al poder financiero, su eficacia estaría en duda dadas las dimensiones que ha alcanzado la globalización financiera, la cual ha desbordado completamente la capacidad de contención de los entes estatales. Por lo tanto, la reconfiguración de la soberanía debe articularse bajo una nueva lógica que traspase los límites nacionales como única estrategia eficaz de supervivencia. En otras palabras, debe configurarse una soberanía de bloques regionales a través de mecanismos de integración que sin ninguna duda tendrán mayor capacidad de influencia, regulación  y poder de negociación frente a los poderes financieros.

Conclusión

En el presente ensayo académico se ha tenido como objetivo demostrar que la financiarización de la economía internacional ha causado el marcado debilitamiento de la soberanía estatal debido a que ha generado mayor vulnerabilidad frente a crisis económicas, ha creado una mayor dependencia de los países hacia los poderes financieros globales en su búsqueda de financiamiento y se ha profundizado la asimetría en la estructura de poder económica global. Finalmente, en futuras investigaciones se podría plantear la siguiente pregunta que ha quedado inconclusa en el presente ensayo ¿Hasta que punto se puede conjugar la soberanía estatal con la globalización financiera en la realidad contemporánea?     


Referencias

  • Cohen, B. (1996). The Resurrection of Global Finance. New York. Estados Unidos: Johns Hopkins University Press.
  • Gilpin, R. (1987). La Economía Política de las Relaciones Internacionales. Buenos Aires. Argentina: Grupo Editor Latinoamericano.   
  • Stiglitz, J. (2006). Como hacer que funcione la globalización. Madrid. España: Ediciones Santillana.
  • Williamson, J. (1990). What Washington Means by Policy Reform. New York, Estados Unidos.  

 

Autor: Andrés Gómez Polanco

(Quito, Ecuador). Egresado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de las Américas Ecuador (UDLA). Realizó pasantías en la Oficina de Información Pública del Alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y en el Departamento de Investigación Política en FLACSO-Ecuador. Trabaja como consultor político con la Dra. Gretel Ledo sobre temas de análisis político de la realidad argentina y procesos de integración (MERCOSUR-UNASUR). Posee más de 90 artículos de opinión de temas de política nacional e internacional en los principales periódicos del Ecuador y en Diario el País de España. Igualmente, ha publicado ensayos académicos en la Revista de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la UDLA, en la Revista digital de temas geopolíticos Acontecer Mundial (RAM) y en la Revista de la Cancillería del Ecuador, Line Sur. Es columnista del sitio web de análisis político Equilibrio Internacional (EI) y del periódico digital argentino Conexión 13. Ha obtenido varios premios en diversos Modelos de Naciones Unidas Interuniversitarios. Es Presidente de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la UDLA.

Facebook: https://www.facebook.com/andressebastian.gomezpolanco?fref=ts

Contacto: asgomez@udlanet.ec

 


 

LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVAMENTE DE LOS COLABORADORES DE VOX POLITIKON. NO IMPLICA QUE DICHOS ARTÍCULOS SON PARTE DE LA EDITORIAL DE VOX POLITIKON. VOX POLITIKON ES UNA HERRAMIENTA LIBRE QUE NO INTERFIERE EN LOS ARTÍCULOS DE LOS COLABORADORES. EN NINGÚN CASO ESTE SITIO, SI NO LO ESPECIFICA PRIMERAMENTE, TOMA POSICIÓN DE LAS OPINIONES AQUÍ EXPUESTAS. 


Un comentario en “Financiarización de la Economía Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s