El Poder Marítimo como instrumento geopolítico para alcanzar el poder en el siglo XXI.

por Henry Bonilla y Verónica Carrillo

  • ¿Porque sigue siendo importante el poder marítimo para Estados Unidos como instrumento geopolítico para seguir siendo potencia mundial?

El poder marítimo se entiende por el dominio de los países hacia los océanos derivándose de una realidad geográfica. Teniendo en cuenta que el globo terráqueo está compuesta más de dos tercios de agua que de tierra. Citando al geopolítico alemán Federico Ratzel (1986, p.3) manifiesta que “el mar es la mayor totalidad de nuestra tierra y las partes mayores en él son solamente islas, nuestras residencias están rodeadas por el agua, aún si se hallan situadas bastante tierra adentro, y en el fondo de cada horizonte que se extiende a lo lejos brilla el mar.” Históricamente el poder del océano ha sido de vital importancia para el desarrollo económico y comercial de las civilizaciones como ejemplos claros tenemos a Egipto, Mesopotamia, India y China que se instauraron en las grandes riveras y por lo tanto comenzaron a producir mayor agricultura y ganadería lo cual producía un avance económico de los pueblos mencionados.

Sin embargo, el poder marítimo no solo ayuda a desarrollar la economía sino también sirve como un gran componente militar entendiéndose como la capacidad de un Estado para hacer uso de los océanos, mediante sus acciones política, económica y militar lo cual produciría una guerra naval. Por ejemplo: las naciones que estén interesadas y sobre todo que tengan solvencia económica trataran de mantener su fuerza a través de buques, submarinos, aviación naval, infantería de marina y bases navales. (Brodie, 1953, pp.7-20)

Del mismo modo, un país deberá controlar todas las acciones y movimientos que sucedan sobre la porción marítima que está bajo la jurisdicción de la nación. No obstante, también el poder marítimo se puede observar bajo la perspectiva de Seguridad Nacional,  representando la fuerza de los estados planeando maniobras y basándose en sus objetivos nacionales, así permitirá edificar estrategias necesarias en los espacios marítimos. (Brodie, 1953, pp.7-20)

Por otro lado, tienden a existir  disputas entre las naciones por conseguir la hegemonía mundial haciendo uso del mar. Es decir, el país A que anhela obtener el poder y así liderar el planeta, tendrá que ejercer un dominio sobre los océanos mundiales. Por tal motivo, el mar se ha establecido como una ruta de transporte más usada y barata para acarrear cargas y desarrollar rutas estratégicas para gobernar. En la actualidad la beatitud de la palestra internacional y de los estados tienen que ver con la utilización de los océanos que está ligado con el desarrollo del mundo.

En el presente ensayo se analizará las teorías concurrentes sobre los beneficios del poder marítimo. En segundo lugar se hablará sobre otros poderes que se han utilizado para mantener el dominio y la fuerza de la nación como: el poder económico, poder militar, poder terrestre, etc. Finalmente se expondrán un caso de estudio acerca de la investigación, para comprobar la efectividad de la utilización del poder marítimo y sobre todo se hará las pertinentes conclusiones.

Definiciones Teóricas del Poder Marítimo:

Durante siglos, el océano ha sido de vital importancia porque tiene la capacidad de crear, desarrollar, explotar y defender los intereses marítimos de un país en tiempos de paz como de guerra. Por tal motivo es necesario citar al británico Hill (1990, p.32) demostrando que “el poder marítimo es la capacidad de usar el mar, ello puede resultar fuertemente favorable para un Estado en representaciones económicas, a través del resguardo de los elementos de la economía, y de la proyección o amenaza de la fuerza contra sus oponentes”.

Del mismo modo, Alfred Mahan en su libro “Influencia del Poder Naval en la Historia” expresa que el uso y la administración de los océanos siguen siendo y será un factor de importancia en la historia del mundo.  Además, examina el contexto de la Historia de Europa y América rotulando el papel principal de los mares. “Puede decirse, como medida general, que el uso y gobierno del mar es y ha sido siempre un gran factor en la historia del mundo; y aunque sea difícil precisar hasta dónde ha llegado su dominio en cada hecho aislado, todavía lo es más fijar de un modo claro su importancia general.” De igual forma, los principios de la guerra permanecen invariables. También, deduce que las “bases permanentes seguras”, sustentan el Poder Naval por el hecho que admite su dominio y el de la marina enemiga. Confeccionó las primicias estratégicas del Poder Marítimo agrupando las fuerzas y consiguiendo el predominio en un lugar decisivo. (Mahan, 1946, pp. 30-85)

Por otro lado, Alfred Mahan (1946, pp.60-75) manifiesta que el principal objetivo al momento de controlar los mares “es almacenar autónomas las líneas de comunicaciones marítimas y comerciales a la navegación propia, e imposibilitar su utilización por parte del adversario”, donde la esencia de la estrategia naval durante la guerra es buscar una batalla decisiva para destruir la armada del oponente con el fin de alcanzar los mares y proteger su comercio mientras elimina a su enemigo.

Al igual que George Modelski (1978) en su libro “Long Cycle Theory and International Relations” propone una visión cíclica de cambios de cien años en el liderazgo mundial, sin embargo expuso que los mares son de vital importancia para que los países lleguen hacer una potencia mundial dando cuatro ejemplos claros que son: Portugal, Países Bajos, Gran Bretaña y Estados Unidos. Se refiere básicamente a que el alcance global se observa en términos del dominio marítimo basado en las flotas, bases y alianzas.

En el siguiente gráfico podemos observar los ciclos expuestos por Modelski:

Sin embargo, Mahan diferencia el Poder Naval del Poder Marítimo. Indicando que el primero se fundamenta en el conjunto de unidades navales y posiciones que constituyen el poder de un país en los océanos. Y el segundo es el desplazamiento que tiene un País para controlar todas las actividades que ocurran en el mar bajo su jurisdicción. Es decir que el primero es la parte estratégica y el segundo es el control de los mares. Mahan enumeró los factores de desarrollo del Poder Marítimo que contienen un estado que son: la situación geográfica, la configuración física del país, extensión territorial, el número de habitantes dedicados a profesiones marítimas, el carácter nacional y la clase de gobierno. (1946, pp.60-75)

Citando a Mahan (1946, p.61), el poder del mar es todo lo que tiende hacer magno a un pueblo sobre o al lado de la mar, estando compuesto por muchos factores y no puede ser expresado fácilmente como una sola entidad.  Equivalentemente, menciona que los océanos son una gran vía de comercio siendo un resultado favorable para el desarrollo económico.

De la misma manera existen un sin número de tratadistas que consideran la importancia del Poderío Marítimo que es observado bajo los criterios económicos y sociales, y el Poder Naval, es la parte estratégica. Por lo tanto es importante hacer referencia a Brodie (1953, p.5) quien expreso que “sería tan absurdo considerar al Poder Marítimo solamente en términos de buques de guerra, como considerar los ferrocarriles solamente en términos de locomotoras. Una locomotora sin vagones simboliza una potencia en efecto, pero una potencia sin significado funcional”. En otras palabras, siempre debe existir un vínculo entre lo económico y el dominio marítimo, teniendo como resultados beneficios económicos, militares y sociales además de que existen grandes concentraciones de materias priman en los mares.

Finalmente, Tucídides (1989, p.79) contrastaba la condición del mar (Atenas), con la condición territorial (Esparta), mostrando que “ellos son en efecto, amigos de lo novedoso y vivos para imaginar y llevar a cabo sus objetivos. Ellos son decididos, frente a vosotros, indecisos; viajeros, frente a unos sedentarios; pues piensan ellos que al ir afuera podrían adquirir algo nuevo… y se esfuerzan en todo esto a lo largo de toda su vida, entre esfuerzos y peligros; y disfrutan poquísimo de lo que poseen, por el afán de adquirir continuamente más”. Deduciendo que las civilizaciones encaminados hacia el mar se regocijan de fortunas y de poder desmedido.

El Poder Marítimo y otros Poderes:

En contraposición con el poder marítimo algunos escritores han expuesto que existen otros poderes que son claves en las Relaciones Internacionales y para poder obtener la hegemonía mundial, sin embargo ambos se interrelacionan para que un país pueda llegar a ser una potencial mundial, debido a que el poder de los mares es clave de la preeminencia geopolítica. Es relevante mencionar que la estabilidad de cualquier sistema internacional depende en gran medida del grado en donde las grandes potencias están satisfechas con el statu quo. La guerra y el cambio en la política mundial, son necesarios, Robert Gilpin quien argumentó que los Estados “tratan de cambiar el sistema internacional si esperan obtener estos beneficios.” (Gilpin, 1988, pp 591-605)

Según la teoría “The Staple Tesis” (Drache, 1995) su investigación se basa en la historia social, política y económica de Canadá,  indaga sobre la economía de muchos países que dependen de la extracción de recursos naturales y especialmente de las industrias primarias. Al mismo tiempo establece que la exportación de materias primas puede sostener el crecimiento económico. Según Innis (1951, pp.60-90), Canadá desarrolló productos básicos como materias primas que se exportaban a Europa generando una relación comercial, edificando  instituciones que definen la cultura política de la nación y de sus regiones. Por ejemplo: “los primeros puestos europeos en Canadá serían los de los pescadores ingleses;  los británicos se apoyaron en su armada, basada en la madera que era extraída en América del Norte,” teniendo como resultado un  avance en la industria maderera y creando así nuevos Navíos que sirvieron para explorar el planeta, y demostrando una vez más el poder marítimo determina el desarrollo comercial y militar.

Harold Innis (1951, pp.60-90), demuestra que existen tres vías económicas en la cual fundamenta su teoría: 1) la economía con más éxito cuando la producción de alimentos básicos aportan a la fabricación de las industrias; 2) economía moderada es flexible y puede cambiar de un alimento básico a otro basado en la demanda; 3) economía sin éxito cuando ya no acceden a suficientes  productos de primera necesidad para proporcionar un ingreso adecuado.

No obstante, es necesario entender la diferencia entre Heartland–Hinterland. La primera hace referencia al centro económico de un país o imperio, en otras palabras es el mercado colonizado donde los imperios pueden acceder a estos recursos; mientras que el segundo proporciona los recursos necesarios para el corazón. Teniendo en cuenta el deseo de expansionismo territorial como comercial en territorio extranjero donde el sistema económico era  basado en el mercantilismo y la colonización. (Brenton and Lehr, 1982)

Dentro de este cuadro se observan con claridad las dos partes:

Del mismo modo, Innis figura la analogía entre las regiones de Canadá donde la periferia o zona de influencia, está dominada por el núcleo o corazón. Debido a que el corazón era dependiente de la búsqueda y acumulación de alimentos básicos (materias primas o productos agrícolas) para adquirir poder político y económico por la explotación de la zona de influencia. Sin embargo, Paul Kennedy (1987) en su libro “The Rise and Fall of the Great Powers” argumenta que para poder alcanzar la hegemonía mundial necesita haber una interacción entre las capacidades productivas lo cual responda a un incremento de los ingresos, y sobre todo tiene que existir un potencial militar tanto en tiempos de paz como de guerra.

Conjuntamente con Paul Kennedy, Josep Nye (2011) en su libro “The Future of Power” indica que la geoeconomía asimila  las tendencias y condiciones económicas de los países del mundo y cómo se correlacionan entre sí. El punto principal es que la economía  tiene una estrecha relación con la política, el desarrollo armamentista por los costos altos de guerra y la interdependencia económica de los estados. Los instrumentos económicos son muy importantes para cada Estado al momento de establecer intereses políticos y darlos a conocer a la comunidad internacional, debido a que el poder económico entre Naciones es liderado por el país que mayor influencia posea, permitiéndole hacer efectivos sus intereses con el apoyo de otros países.

Es importante considerar que también existen otros poderes, Mackinder (1994), expresó que la geografía es extremadamente importante. Para este autor, Eurasia es esencial para alcanzar el poder, por ejemplo China conquistaría Rusia por su gran población se convertirá en el “Estado del pivote.”

Se especifica más en el siguiente cuadro:

Al igual Brzezinski (1998, pp.39-40) hace referencia sobre el “Pivote Euroasiático”,  manifestando  “la potencia que domine la región podrá controlar dos de las tres regiones más avanzadas y económicamente más productiva del mundo”, considerando que tienen salida a los mares más importantes. Sin embargo, para poder mantener el poder marítimo como los demás poderes geoestratégicos y geoeconómicos, es necesario considerar las formas estratégica para hacer uso del mismo Josep Nye (2011, pp.5-24) expone que el poder es la capacidad de influir en los demás para conseguir los resultados que uno quiere, y que se puede realizar de tres maneras: por coerción, el pago o la atracción.  Entendiéndose por poder blando la atracción y por poder duro la coerción, pero para poder mantener el dominio global estratégicamente se hará uso del poder inteligente  (Soft Power + Hard Power).

Caso empírico de los resultados positivos del Poder Marítimo:

El caso de estudio que va a ser analizado es  Estados Unidos, porque ha tenido durante varios años una estrategia marítima y militar tanto en tiempos de paz como de guerra. Ha entendido la importancia de los mares y los beneficios que pueden tener a través de ellos. Además, el poder sobre el océano en tiempos hostiles demanda a los países que tengan un gran número de flotas navales y que constantemente fabriquen estrategias operacionales.

Durante varios años Estados Unidos ha entendido lo importante que es la salida a los mares y sobre todo como le ayudado para mantenerse como hegemón dentro del sistema internacional y seguir manteniendo un sistema unipolar. Del mismo modo, siempre ha estado pendiente de manejar su estrategia basada en las conducciones operacionales marítimas. Entendió sobre todo lo propuesto por  Julian Stafford Corbett historiador de la naval británica cuyas obras contribuyeron a las reformas de la Marina Real de la época, quien aportó la “sistematización de las operaciones navales entendiéndose por la conquista del control de los océanos, disputa del control marítimo y ejercicio del control del Mar.” (1946, pp.60-75)

Por otro lado, el almirante Clark expreso el concepto de  “Sea Power 21” donde trata de dar una explicación haciendo un análisis empírico histórico desde la última estrategia marítima en 1986, al mismo tiempo abarca el pensamiento de “transformación” que empezaba a venir desde el Pentágono. Del mismo modo, manifiesta que las estrategias son duraderas y eficaces; por ejemplo: la estrategia marítima de vital importancia para “Estados Unidos fue en 1986, cinco ​​años antes de la caída de la Unión Soviética”; no obstante, en la actualidad sigue siendo la fuerza naval más poderosa en la historia de la humanidad. (Information Dissemination, 2007)

Empero, es pertinente que las operaciones sean evaluadas constantemente para determinar lo que está funcionando y lo que no funciona. Citando al almirante Clark concibió que todavía se necesitan unos cambios dentro de las estrategia operacionales marítimas sobre todo en 3 áreas que son: 1) Sea Strike: demuestra que deberá mantener la precisión y poder ofensivo; 2) Sea Shield: es la proyección defensiva; 3) Sea Basing: la independencia Operativo. (Information Dissemination, 2007)

Como podemos observar en el siguiente gráfico:

Estados Unidos ha trabajado durante varias décadas para mantener el dominio sobre otros estados, por esta razón es necesario exponer las diferentes estrategias marítimas que ha tenido a lo largo de la historia. Comenzando la explicación en 1990 cuando desplego la Marina estadounidense en respuesta a la invasión de Kuwait por Iraq y terminando en la coalición de la Guerra del Golfo Pérsico; donde se observó una respuesta fulminante que acarrearon una acumulación masiva de acciones para la Guerra de 1991 (Golfo Pérsico), posteriormente participaron “100 barcos estadounidenses navales, 80 de los cuales eran combatientes, y 50 buques de la coalición el 16 de enero de 1991.” Sin embargo “la aviación Carrier” no actuó como actor principal ya que el primordial jugador fue  el “misil de crucero Tomahawk.” Empero, en diciembre de 1998 “la Operación Zorro del Desierto”, tuvo que ver mucho con la estrategia de precisión fue apreciado como una tendencia política para distraer a los ciudadanos de las audiencias de oposición del presidente Clinton, su ubicación fue en el mar y se lo conoció como el “Mar de Huelga” donde hicieron uso de “325 Tomahawks” destruyendo en esa época lo que quedaba de las armas de destrucción masiva de Irak. (Information Dissemination, 2007)

Actualmente el poder marítimo es resultado de una evolución lenta y constante de las capacidades desde el principio de la guerra fría que incorpora las nuevas tecnologías hasta el sistema existente. En 1987-1988, la Marina  estadounidense con la “Operación Earnest” implicó la “guerra de minas, la guerra de litoral, defensa aérea, y la defensa del mar para el tráfico comercial.” (Information Dissemination, 2007)

La Marina ha mantenido un sistema financiero activo que abona dinero para la fabricación de misiles balísticos. Pero,  en la guerra fría se utilizó mucho la disuasión como técnica donde ambas partes entendieron el peligro que desataría una guerra nuclear,  sin embargo continuaron con las operaciones de la Marina; por ejemplo, la gran fuerza de los submarinos de la Unión Soviética contra los submarinos de  Estados Unidos. Finalmente, la estrategia abordada por la Marina estadounidense ha sido evolucionar lentamente y constantemente las funciones navales existentes y así poder coexistir y dominar el sistema internacional.

Como podemos observar en el grafico el poderío de Estados Unidos en los Océanos y sus puntos estratégicos.

En el siglo XXI el poder marítimo de los Estados Unidos ha sido esencial para su política exterior, así lo manifestó el senador Marco Rubio (R-FL) en Brookings Institución indicando que: “en nuestros enfrentamientos militares, es difícil ignorar el duradero impacto de nuestra influencia en el mundo. Millones de personas han dejado de ser pobres en todo el mundo en gran parte porque nuestra Armada protege la libertad en los mares, posibilitando el creciente flujo de bienes entre naciones.” Es necesario considerar que los Estados Unidos desde 1945 su poder marítimo y naval se ha generado de manera ascendente manteniendo de esta forma su statu quo a nivel global. 

Actualmente, los gobiernos sucesores al de George Washington comprendieron que obtener salida a los mares, es como un recurso geoestratégico de disponibilidad militar dando como resultado que dicho país sea considerado uno de los líderes mundiales, enunciando que “el poder naval ofensivo era vital para la política americana puesto que ayudaba asegurar un comercio estable, que a su vez asevera un incremento de la respetabilidad y el crédito nacional,” por este motivo, comienza una edificación de los buques de guerra de la Armada de Estados Unidos. Finalmente, los Estados Unidos constantemente tienen que trabajar en su posición dominante para permanecer libre de coacciones extranjeras haciendo uso de todos los recursos estratégicos para mantener su seguridad y dominio global.

Revisión General del Poder Marítimo o Naval de las principales potencias:

Es evidente que el uso del océano ha sido de vital importancia, por lo cual ha sido utilizado como una herramienta estratégica de las principales potencias mundiales en los diferentes  continentes. Por este motivo, es trascendental exponer los intereses de los estados por mantener una jerarquía oceánica. Hay que tener en cuenta que los mares, también contiene altas riquezas en recursos naturales que acrecientan la economía de los países como fue mencionado en un principio. Por esta razón, existen varios canales o estrechos que sirven como zonas de transacción entre los países. Por ejemplo: el Canal de Suez, Estrecho de Ormuz, Estrecho Daneses, Estrecho de Turquía, Estrecho de Bab el Mandeb, Estrecho de Malaca y el Canal de Panamá. Por otro lado, las principales potencias han visto los beneficios tanto económicos como geoestratégicos como China y Rusia que serán estudiadas a continuación.

Rusia posee primordiales puertos de transferencia marítima que son: San Petesburgo, Novorossiysk, Kaliningrado y Vladivostok. No obstante, existen otros puertos que figuran entre los más destacados del país son Kavkaz, Nakhodka, Primork y Vostochny. Asimismo, el país Báltico ha mantenido un constante interés por el Ártico debido a que consta de un evidente proceso de descongelación. “De hecho, informes científicos apuntan diciendo que en 2040 una parte sustancial del Ártico estará desprovista de hielo”, accediendo a todos los recursos energéticos, minerales y biológicos.

Por otra parte, en el 2011 se aprobó la “Doctrina Marítima de la Federación Rusa”, donde se matizó la definición del espacio marítimo, al mismo tiempo se consideró la necesidad de aprovechar los recursos económicos–energéticos como ya ha sido mencionado, al igual que el transporte y seguridad de Rusia en el Ártico.

Sin embargo, el Ártico por su indefinición ha causado coaliciones entre las naciones, pero las acciones de Moscú han prestado su atención a continuar respetando las normas internacionales, manteniendo acuerdos con los países limítrofes como: Estados Unidos, Canadá, Noruega y Dinamarca.

Del mismo modo, el país Báltico es consciente actualmente de la importancia de Crimea-Ucrania en términos de seguridad y defensa, especialmente las regiones de Donetsk y JárkovSebastopol. No obstante, en 1995 ya tenía acuerdos con buques, tropas de desembarco y aviación de la Flota del Mar Negro teniendo su base en Sebastopol desde la desintegración de la Unión Soviética. Es por eso, que en 1997 se declaró que la base naval de Rusia sea “ubicada en Sebastopol” y que Kiev cedía a Moscú tres bahías por un período de 20 años. Actualmente, Crimea sigue siendo importante para Rusia por su ubicación geoestratégica donde mantiene flotas, buques de guerra-acorazados, fragatas, submarinos, dragaminas y aviones en el Mar Negro.

Por otro lado, Kiev-Ucrania ha sido motivo de disputa entre Occidente y Rusia por su posición geográfica; donde la mayoría de potencias querrán gozar de los privilegios que tiene los mares. Por ejemplo: el geógrafo británico Halford J. Mackinder describe el heartland de la gran isla mundial euroasiática, la zona comprendida entre el Volga y el Yangtsé y entre el Himalaya y el Ártico, como un espacio estratégicamente ubicado debido a su accesibilidad desde el mar, a la imposibilidad de invadirlo completamente y a sus ingentes recursos continentales cuyo control significaría el dominio mundial, es decir “quien gobierne Europa del Este dominará el heartland; quien gobierne el heartland dominará la Isla-Mundial; quien gobierne la Isla-Mundial dominará el mundo”, siendo consciente de  la importancia geoestratégica de los países que se encuentran entre el Mar Báltico y el Mar Negro (Ucrania).

Finalmente, otro caso muy particular es el crecimiento y preocupación de China en las zonas marítimas, cuyo propósito es mantener intereses globales y una creciente proyección hacia el exterior; lo que implica un cambio en las necesidades de seguridad y defensa tanto aéreas, terrestre y marítimas, siendo su eje principal el mantener el dominio oceánico. Es necesario observar que el Dragón Asiático ha mantenido una visión estratégica de Beijing, lo cual la convierte en una de las principales potencias marítimas del Extremo Oriente. Por esta razón, han resonado el vínculo importante entre el desarrollo de una potencia marítima y el comercio como lo índico Mahan; es así como China solventó dotarse de una marina competente para amparar las costas, resguardando sus intereses y apoyando su política exterior.

 No obstante, el esparcimiento naval de China alterará las ponderaciones existentes en el Índico y el Pacífico Occidental, lo cual generaría atentados con la seguridad de otras potencias marítimas, “como el caso de Japón, la India, o Estados Unidos, teniendo en cuenta que los EEUU ostenta la preeminencia naval en aguas del Extremo Oriente.”

Igualmente, China ha optado por aumentar su poder marítimo, puesto que en el siglo XXI ha existido desequilibrios y sobre todo ha surgido la importancia de los mares para la seguridad y defensa de las potencias. Por este motivo, China aumentado constantemente su inversión en la construcción y el sostenimiento de una fuerza naval potente, y todos sus recursos en base a la defensa, además es el motor de desarrollo económico.

Es importante considerar que el Dragón Asiático enfrenta retos estratégicos en el ámbito marítimo; como la defensa marítima y sobre todo asegurar su comercio por vía marítima,  al igual que sus suministros energéticos y materias primas, lo cual exige a Beijing maquinar su poder naval, teniendo en cuenta el Mar de la China y sus océanos que envuelven el este y sudeste de Asia, el Indico en el oeste y el Pacifico Occidental hacia el este.  La expansión marítima pone en manifiesto el poder militar y naval de los Estados Unidos cuya marina tiene la cavidad de asediar los puertos y el tráfico marítimo chino, con la ayuda de “Japón, Corea y Guam.”

Para concluir, a pesar de todos los esfuerzos de las potencias en conseguir o mantener el poder marítimo hasta la actualidad ninguno de los estados mencionados ha podido alcanzar el dominio ya existente de los Estados Unidos en la mayoría de ámbitos, incluso no han podido superar su armada y sus buques.

Conclusión:

En el campo internacional observamos que todos los países luchan por mantener el poder. En ese contexto el poder en el  ámbito internacional, se utiliza para proteger los intereses de una nación. Un instrumento importante para una nación es el poder militar. Hans Morgenthau (1993) indica que la fuerza armada como  amenaza o potencialidad es el factor material más importante manifestándose como poder político de una nación.

En la antigüedad como en la actualidad el control oceánico  fue y es el  principalmente  instrumento militar geoestratégico y una vía de desarrollo económico a través del comercio donde los países puedan ejercer un dominio ante las otras naciones. En especial Estados Unidos ha entendido la importancia marítima, la cual le puede brindar mayor poder en el mundo, al mismo tiempo entendió los beneficios de aplicar las estrategias de disuasión y de coerción utilizando el Hard Power y Soft Power expuestos por Josep Nye (2011, p.5); y vinculándoles sobre todo con su política nacional. Actualmente otros estados han observado la importancia de los mares como en el caso de China; hoy en día, el país asiático ha estado invirtiendo millones de dólares para la fabricación de submarinos nucleares modernos, teniendo en cuenta objetivos geoestratégicas claros para poder armar una coalición con capacidad de llegar a Europa y Estados Unidos.

No obstante, el surgimiento de la República Popular China en Asia del Pacífico ha sido impresionante al igual que su Poder Naval; por ejemplo, se inició la fabricación de buques de mayor valor agregado y ha desarrollado navíos de alta complejidad. Sin embargo, el caso de dicho país Asiático es muy particular se ha convertido en el principal destino de la inversión extranjera, la creación de vínculos importantes con los principales países de todo el mundo. El Dragón Asiático ha estado desarrollándose como una potencia emergente. Pero el área geográfica de China ha dificultado su crecimiento para poder controlar el poder terrestre y marítimo.  En contraposición Estados Unidos tiene más ventaja sobre China debido a que tiene una posición geoestratégica para hacer uso de su poder militar, porque no cuenta con enemigos en el continente, mientras que la potencia asiática está preocupada por Taiwán y su lucha por la independencia. De igual forma, Estados Unidos ha trabajado durante varios años en sus estrategias marítimas y lleva una gran ventaja a China, siendo el único país con mayores submarinos y portaaviones. (Kaplan, 2010)

De la misma forma Rusia en los últimos meses ha puesto atención en la adhesión de Crimea a su territorio sobre todo en beneficio de sus intereses debido a que observa la importancia de su ubicación y la salida al Mar Negro, es la única república autónoma de Ucrania. El objetivo primordial es el control de estas aguas, que  llevaría a controlar el este de Europa y el oeste de Asia. Por esta razón, el mar fue y seguirá siendo trascendental en el siglo XXI para que los países puedan llegar a ser potencias universales y tengan un mejor desarrollo económico solventando sus necesidades.


Referencias:

  • Brenton, M. and Lehr, J 1982: The Western Interior: Transformation of a Hinterland Region. In: McCann, Larry (ed.): A Geography of Canada: Heartland and Hinterland. Scarborough.
  • Brzezinski, Z. (1986). Game Plan: A Geostrategic Framework for the Conduct of the U.S. – Soviet Contest. Boston/New York: the Atlantic Monthly Press.
  • Brzezinski, Z. (1998). El gran tablero mundial: La supremacía estadounidense y sus imperative geoestratégicos. Barcelona: Paidós.
  • Brodie, B. (1953). Guía de estrategia naval. Valparaíso. Imprenta de la Armada.
  • Clausewitz, K. V. (1832). On War: Book. On the Nature of War: Chapter I. What is war?
  • Drache, D. (1995). Staples, markets and cultural change: The centenary edition of Harold.
  • Department of Defense. (2011). Military and Security Developments Involving the People’s Republic of China . Washington, DC: Anual Report to Congress.
  • Gao, C. (2011). Market Expansion and Grand Strategy of Rising Powers. Chinese Journal of International Politics 4, 405–446.
  • Gilpin, R. (1988). The Theory of Hegemonic War. Journal of Interdisciplinary History 18(4), 591-613.
  • Hill, J.R. (1990). Estrategia Marítima para potencias medianas. Buenos Aires: Instituto de Publicaciones Navales.
  • IDC Herzliya. (2011). Recuperado el 01 de Julio de 2014 de: http://www.gloria-center.org/2011/12/a-geopolitics-of-cyprus/
  • Information Dissemination. (2007). Recuperado el 02 de julio de 2014 de: http://www.informationdissemination.net/2007/09/sea-power-21-version-20-part-1.html
  • Innis, H. (1951). The Bias of Communication. Toronto: University of Toronto Press.
  • Innis, H. (2007 edition) Empire and Communications. Toronto: Dundurn Press.
  • Kaplan, R. (2010). The Geography of Chinese Power: How Far Can Beijing Reach on Land and Sea? Foreign Affairs 89: 22-41.
  • Kennedy, P. (1987). The Rise and Fall of the Great Powers: Economic Change and Military Conflict from 1500 to 2000. New York: Vintage Books.
  • (1904). The Geographical Pivot of History. The Geographical Journal 170(4): 298-321.
  • Mahan, A. (1946). Influencia del poder naval en la historia. Buenos Aires. Partenón.
  • Mahan, A. T. (1890). The Influence of Sea Power Upon History, 1660-1783.
  • Modelski, G. (1978). The Long Cycle of Global Politics and the Nation-State. Comparative Studies in Society and History 20(2): 214-235.
  • G. (1987). Long Cycles in World Politics. Settle. University of Washintong.
  • Morgenthau, H. (1993). Politics among Nations: The Struggle for Power and Peace, 7th Ed. United States of America: McGraw-Hill Companies, Inc.
  • Nye, J. S. (2011). The Future of Power. The United States of America: Public Affairs.
  • Ratzel, F. (1986).El mar, origen de la grandeza de los pueblos. Estudio político Geográfico. Cuadernos de Geopolítica. Santiago: Instituto Geopolítico de Chile.
  • Tucídides. (1989). Historia de la Guerra del Peloponeso. Madrid: Alianza Editorial.
  • Troxell, J. F. (2004). “Chapter 14: Military Power and the Use of Force,” in Bartholomees, J. B. (ed). U.S. Army War College Guide to National Security Policy and Strategy.
  • US Department of Defense, Base Structure Report. (2008).

 


 

 

 

Autores: Henry Bonilla y Verónica Carrillo

 

Henry David Bonilla Sánchez, nació el 15 de agosto de 1988. Estudiante de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad de Palermo (Buenos Aires, Argentina). Experiencia laboral: Pasantía pre profesional en la Fundación PROGAD; Asesoría en la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas Quito (EPMMOP-Q).

Contacto: hendryx.bs@gmail.com

https://www.facebook.com/Hendryxbsc

Verónica Emilia Carrillo López, nació el 29 de julio de 1992.

Egresada de la carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de las Américas (Quito – Ecuador). Experiencia laboral, Pasantías en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana; Pasantías en Centro Latinoamericano de Estudios Políticos (CELAEP), Apoyo en la CELAEP con el Plan de desarrollo territorial de la Secretaria Nacional de Planificación y Desarrollo en  los cantones Antonio Ante y Otavalo de la Provincia de Imbabura.

Contacto: vcarrillo@udlanet.ec

https://www.facebook.com/vero.carrillo.31

 


LOS ARTÍCULOS SON RESPONSABILIDAD EXCLUSIVAMENTE DE LOS COLABORADORES DE VOX POLITIKON. NO IMPLICA QUE DICHOS ARTÍCULOS SON PARTE DE LA EDITORIAL DE VOX POLITIKON. VOX POLITIKON ES UNA HERRAMIENTA LIBRE QUE NO INTERFIERE EN LOS ARTÍCULOS DE LOS COLABORADORES. EN NINGÚN CASO ESTE SITIO, SI NO LO ESPECIFICA PRIMERAMENTE, TOMA POSICIÓN DE LAS OPINIONES AQUÍ EXPUESTAS. 


 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s